LOS RETOS ACTUALES DEL DOCENTE DE EDUCACIÓN ESPECIAL EN LA CREACIÓN DE CULTURAS ESCOLARES INCLUSIVAS. REFLEXIONES EN TORNO A MIS EXPERIENCIAS DE PRÁCTICA

Pérez Hernández,  Leydi

La cultura escolar es una trama significativa creada y recreada por la interacción social, que está conformada por realidades múltiples o subuniversos simbólicos; cada realidad cuenta con sus propios códigos, encuadres significativos, normas de comportamiento y formas de validación, todo ello  producto de relaciones subjetivas donde intervienen dos o más sujetos.(Bertely, 2000). Al entrar en el tema de la complejidad de las instituciones escolares, podemos encontrar una forma de acercarnos a su estudio mediante la comprensión de la Cultura escolar. En primer lugar tenemos que este concepto implica los comportamientos, interacciones, prácticas que identifican a cada escuela como única.

Refiriéndonos a este aspecto también debemos comprender sus elementos principales, entre ellos podemos encontrar que una escuela puede estar influenciada por factores como: el contexto social y sus condiciones económicas, es decir si el lugar e incluso los alumnos que asisten tienen un adecuado desarrollo y calidad de vida. Si estudiamos el perfil de zona sociodemográfico esto daría paso a identificar si la escuela en cuestión cuenta con todos los servicios necesarios para funcionar en buenas condiciones, además éste sería un parámetro muy importante pues, cuando el alumno tiene buena calidad de vida lo refleja (no en todos los casos) en sus aprendizajes.

De la cultura escolar retomamos que la importancia que tiene el contexto social en sus prácticas, por ejemplo, si las festividades patronales, celebraciones escolares y festivales, por mencionar alguno son motivos para suspensiones, faltas o impuntualidad en la escuela. La forma de interacción entre alumnos, maestros y directores también es un elemento muy propio y particular de cada institución, ya que en algunas de ellas sí se convive en conjunto como comunidad escolar, mientras que en otros se apartan alumnos de maestros y viceversa, también sus puntos de reunión y la apropiación de los espacios escolares varían, pues no siempre se reúnen en la cafetería o cooperativa, sino en algún salón, pasillo, áreas verdes o en la entrada de la escuela.

Por otra parte tomemos en cuenta que también la cultura escolar está ligada al tipo de interacción que tienen los padres con maestros y autoridades educativas. Es decir, que tanto se involucran en las actividades escolares, pues algunas veces en ciertas escuelas los padres por lo general participan activamente en las diversas actividades como juntas, ferias, kermeses, festivales, etc. así como también piden información regularmente sobre el aprendizaje de sus hijos, comportamiento que no sucede en otras escuelas, siendo que la actitud de los padres o tutores hace pensar que no se interesan en la educación de los pequeños a su cargo debido a su poca participación en actividades de vinculación con la escuela.

En conjunto todos los elementos antes mencionados son los que determinan la identidad propia de una institución, que en palabras correctas se denomina “Cultura Escolar” (Berteley, 2000), mediante el estudio de ésta se pueden propiciar diagnósticos que indiquen áreas de oportunidad en los centros escolares.

Relacionado con mejorar la respuesta educativa de un centro escolar, partimos de que cuando hablamos de organización, no sólo aludimos a las prácticas entre maestros y alumnos dentro del aula, también incluye a los directores, padres de familia y a la comunidad misma. Para adentrarnos en este ámbito es necesario que comprendamos un concepto muy necesario para valorar el buen rendimiento de las escuelas y dicho concepto es la normalidad mínima escolar que se entiende como “las condiciones básicas indispensables de primer orden que deben cumplirse en cada escuela para el buen desempeño de la tarea docente y el logro de aprendizajes del alumnado, que una vez garantizadas permitirán el desarrollo de acciones de segundo orden que enriquezcan el proceso educativo” (SEP, 2014) para ello podemos cuestionarnos lo siguiente: ¿En el centro educativo se imparten clases en los días establecidos, todo el material es utilizado equitativamente, el personal está completo, los horarios se respetan, los tiempos son enfocados primordialmente al aprendizaje, cada alumno participa activamente en todas las actividades  escolares? Esto por mencionar algunos indicadores.

Desde mi punto de vista considerar y supervisar que los aspectos anteriores estén funcionando al cien por ciento es primordial, tomemos en cuenta el siguiente ejemplo: En una escuela X los temas que se debieran ver durante todo el ciclo escolar no son completados en el tiempo establecido, y la institución en cuestión no se percata de que los maestros y alumnos no llegan a clases, e incluso suelen faltar con frecuencia, por otro lado, los padres de familia están inconformes con los poco que sus hijos aprenden, ahora bien, si se da el tiempo para identificar y analizar esto podemos encontrar propuestas que han de ser globales y que solucionen el anterior problema.

En primer punto de partida sería que el Consejo Técnico Escolar se reuniera y analizara la problemática que se está suscitando en la escuela en general. Aquí hablamos de un diagnóstico de contexto escolar, se trata de reflexionar sobre puntos que estén vulnerables, así como revisar si todo lo demás funciona adecuadamente, suponiendo que fuera así y que el único problema es el tiempo mal invertido, quizás para mejorar la puntualidad se podría implementar supervisión y sanciones a quienes no cumplan con el horario estipulado, esto hablando de los maestros. En segundo lugar, todo lo acordado por el Consejo Técnico se expondría a la Sociedad de Padres de Familia, para tomar acuerdos y promover su participación en la mejora del centro escolar, explicando los motivos por los cuales son frecuentes las faltas y la impuntualidad, ya que en plenaria es más favorecedor para dar paso a propuestas y así persuadir a toda la comunidad de alumnos y padres de familia, esto nos podría llevar a la detección de otros posibles problemas, si este fuera el caso sería más fácil acordar acciones para mejorar el aprendizaje en la escuela.

En mi perspectiva considero que al trabajar en colaboración (padres, alumnos y consejo técnico) la dinámica escolar se optimiza, pues a mayor vinculación y comunicación mejores respuestas en la solución de problemáticas escolares.

Todo este tema de organización escolar, nos lleva además a hablar de las problemáticas suscitadas en los contextos escolares y áulicos que limitan el aprendizaje y la participación de los alumnos. Al abordar el tema de Barreras para el Aprendizaje y la Participación hay que cuidar de no darle un enfoque equivocado, pues no se refiere a las limitantes que cada individuo tiene, siendo esta una idea errónea, las barreras van más allá de este enfoque individual y situado, pues son: “Factores y obstáculos del contexto y de la respuesta educativa que dificultan o limitan el pleno acceso a la educación y las oportunidades de aprendizaje.” Es así que identificamos barreras en la cultura escolar, en los procesos de organización del centro, en las prácticas concretas del aula, fuera de la escuela, en las familias y en las comunidades.”(SEV, 2013)

Si hablamos del barreras en un nivel escolar, nos enfocamos a todo aquello que puede afectar a nivel general el buen funcionamiento de una institución, por ejemplo cuando por causa de una organización mal estructurada se afecta a toda la población estudiantil, o quizás cuando el contexto social en el que se encuentra limita la asistencia, pienso en escuelas en zonas rurales marginadas. Otro aspecto es la actitud que se dan en los diferentes actores sociales, por ejemplo si se presentan casos de discriminación o exclusión que forman parte de las practicas asociadas a su cultura escolar; todo esto genera BAP. Por otra parte, cuando hablamos de una BAP en un nivel áulico, se pueden tomar en cuenta las interacciones, y la calidad de las mismo, por ejemplo si hay situaciones de violencia dentro del mismo, de igual hay que analizar cuando se tiene algún caso de discapacidad o aptitud sobresaliente con los que el docente o el grupo no tengan prácticas inclusivas.

Para atender estas problemáticas es necesario antes que nada hacer un análisis es decir detenerse y preguntar qué tipo de barrera es la que se presenta, para posteriormente planear una serie de modificaciones, ya sea en un salón o la escuela en general, a estas adecuaciones o modificaciones se les llama ajustes razonables y se definen como “las modificaciones y adaptaciones necesarias y adecuadas en la respuesta educativa que no impongan una carga desproporcionada o indebida”(SEV, 2012), dichos ajustes se pueden realizar cuando en un salón o incluso la institución en general se vea afectado el aprendizaje y/o participación de alumnos en situación de vulnerabilidad o exclusión.

En las instituciones educativas nos encontramos con diversas situaciones en las que los alumnos presentan dificultades en su aprendizaje y participación por ello es importante que se creen culturas inclusivas, es decir, si el alumno presenta una situación de vulnerabilidad sea por discapacidad, discriminación, aptitudes sobresalientes, nivel socio-económico bajo, hable otra lengua, etc. éstas no deben de ser motivo de rechazo o de prácticas que obstaculicen su aprendizaje.

Es por ello que al hablar de creación de culturas escolares inclusivas no solo se toma en cuenta la relación maestro-alumno, sino también en un nivel institucional a su organización y prácticas. Para una mejor comprensión hare mención a una experiencia que me tocó vivir como practicante. Hace un tiempo me asignaron la visita de un CENDI ubicado en una zona de clase media. En el grupo al cual tuve que observar me encontré con un pequeño cuyo diagnóstico era un tumor en el cerebro, por ello a este alumno se le dificultaba enfocar su atención y en consecuencia su ritmo de aprendizaje lento en comparación con sus compañeros, siendo este el caso, sus maestras no lo dejaban de lado, sino que en el momento de impartir la clase, una de las maestras se daba a la tarea de supervisar personalmente al pequeño. Por otra parte la actitud del plantel en general era muy buena, pues por lo que me pudieron contar las maestras promovían que se conviviera con todos los niños, de tal manera que todos los grupos hacían algunas actividades colectivas. Desde mi punto de vista, considero que este método es muy útil pues se fomenta una mejor relación y en lo particular en esta escuela observé que practican favorablemente la creación de culturas escolares inclusivas. Retomemos que “la inclusión tiene que ver con la mejora de la participación de todos los niños implicados en un centro. Supone hacer un análisis detallado de cómo se pueden reducir las barreras en el juego, el aprendizaje y la participación de cualquier niño y de cómo ayudar a que los centros respondan mejor a la diversidad de niños y jóvenes que hay en su entorno.”(Booth, Ainscow y Kingston, 2006).

Por otra parte sabemos que inclusión es un tema muy complejo y que no sólo se refiere a dar un lugar a individuos con discapacidad, pero yo quisiera hacer hincapié en este cruce entre educación inclusiva y educación especial, pues este tema es muy importante ya que en muchas ocasiones se tiende a rechazar a estas personas ya sea por la falta de interés o por no saber cómo tratar con dichas personas, para ayudarnos a entender este término antes que nada debemos saber que la discapacidad se define como las “limitaciones o deficiencias del individuo hacia un modelo social, en el que se concibe como un fenómeno complejo y multidimensional que surge de la interacción de factores individuales y del contexto físico y social”(SEP, 2006) con lo anterior nos damos cuenta que la discapacidad no es la que etiqueta a la persona como “discapacitado” sino la sociedad, pues al decir que esa persona no puede aprender o vivir como todos los demás estamos etiquetando y menospreciando las capacidades que aún posee.

En palabras más sencillas lo que inclusión significa es participación activa de todos los miembros de una determinada institución educativa y para que esto suceda es necesario adoptar prácticas afines, pero también se podrían llevar a cabo una serie cambios en la forma de evaluar, enseñar, e interactuar en el salón de clases, pero no solo ahí, esto debiera ir más allá, es decir, incluir también a la comunidad a fin de concientizar en el entorno de la escuela. Y con este punto concluyo que al aplicar el enfoque de la inclusión en la educación es muy importante eliminar o minimizar las BAP para tener una escuela de calidad.

BIBLIOGRAFÍA

Bertely Busquets, M. (2000). Conociendo nuestra escuela. Un acercamiento etnográfico a la cultura escolar. México, Paidós.

Booth, T., Ainscow, M. y Kingston, D. (2006). Index para la inclusión: desarrollo del juego, el aprendizaje y la participación en Educación Infantil Reino Unido, CSIE.

SEP. (2012). Orientaciones Generales para el Funcionamiento de los Servicios de Educación Especial en el Estado de Veracruz. SEV.

SEV (2013). Guía Práctica para los Servicios de Educación Especial Estatal en el Proceso de Educación Inclusiva. Departamento de Educación Especial Estatal. SEV


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.