VÍNCULOS ENTRE LA EDUCACIÓN ESPECIAL Y LA EDUCACIÓN INCLUSIVA: LA CREACIÓN DE CULTURAS ESCOLARES INCLUSIVAS

Ana Laura Ávila Camacho

Betsy Soto Pérez

En este escrito se desarrollarán reflexiones sobre las culturas escolares inclusivas y su importancia en el logro de una educación de calidad. Para comenzar partimos del concepto de cultura escolar. Esta se define como un “conjunto de experiencias que resultan relevantes y significativas para un grupo social en un contexto escolar institucionalizado, y ésta a su vez sobredetermina la constitución de los actores sociales así como sus prácticas y discursos” (Berteley, 2000). Por otro lado la inclusión escolar implica “la mejora de la participación de todos los niños y adultos implicados en un centro. Supone hacer un análisis detallado de cómo se pueden reducir las barreras en el juego, el aprendizaje y la participación de cualquier niño y de cómo ayudar a que los centros respondan mejor a la diversidad de niños y jóvenes que hay en su entorno” (Booth, Ainscow, y Kingston, 2006).

De aquí se concluye que los procesos escolares que favorecen la inclusión deben impactar en el desempeño e interacción de todos los actores educativos para lograr condiciones de igualdad y respeto que favorezcan el aprendizaje y la participación de todos en la escuela. Por lo tanto, una cultura escolar inclusiva abarca todas aquellas actitudes, valores, prácticas, comportamientos que generan condiciones favorables para el acceso, permanencia y logro de aprendizajes de todos los alumnos con énfasis en aquellos que están en condiciones de vulnerabilidad.

La cultura escolar inclusiva al ser una urdimbre de elementos simbólicos y prácticas concretas se puede observar en diversos elementos de una escuela. A continuación explicaremos aquellas actitudes, valores y prácticas educativas que se asocian a las culturas escolares inclusivas.

Comenzando por las actitudes y valores afines a la inclusión, haremos referencia a la diversidad. Un claro ejemplo de éste es el que los actores educativos eviten agredir ya sea física o emocionalmente a sus compañeros, y a la vez promuevan actitudes de compañerismo y tolerancia.  Partiendo de valorar la diversidad de los alumnos un docente debe de propiciar condiciones de igualdad en el aula ya que todos deben ser tratados equitativamente y tener las mismas oportunidades de participación y desarrollo.

Algunos otros valores importantes en una cultura escolar inclusiva son la empatía y la solidaridad. Tener empatía nos proporciona condiciones para convivir armónicamente en la escuela. Un maestro que promueva este valor en clase enseñará con el ejemplo sobre la importancia de estar en estrecha vinculación con nuestros semejantes a pesar de la diferencia.  Respecto al valor de la solidaridad en las escuelas debe de haber iniciativas que lo fomenten mediante prácticas concretas, por ejemplo al llegar la temporada de invierno invitar a los alumnos, padres de familia y maestros a donar cobijas y ropa de invierno, la cual será entregada a las comunidades donde el frío es muy intenso y los habitantes tienen muy pocos recursos económicos para satisfacer sus necesidades en esta temporada.

Dentro de las prácticas y comportamientos afines a la cultura escolar inclusiva, en primer lugar, encontramos la socialización, ya que la escuela es el lugar donde los niños establecen sus primeras relaciones fuera del ámbito familiar y es aquí donde desarrollan gran parte de su personalidad. La socialización es vital para los niños, ya que deben sentirse pertenecientes a un grupo donde todos son iguales. Una experiencia de práctica que rescato sobre este tema es lo que observé en un CENDI, donde hay grupos de lactantes, maternal y preescolar, las maestras a la hora del recreo promueven la convivencia entre todos los alumnos e incluso cuando algún niño cumple años y la madre de éste desea festejarlo con sus compañeros, no solamente participan en la fiesta los niños que van en el salón del cumpleañero, sino que la invitación la extienden a los demás salones.

Es importante eliminar la discriminación en las escuelas, se trata de un proceso difícil pero no imposible, para ello hay que implementar actividades de sensibilización y empatía hacia los demás, así como promover la interacción de todos los actores escolares y fomentar una sana convivencia sin prejuicios. Rescato el ejemplo de “A.”, una niña con autismo, que asiste a una escuela primaria en primer grado. Ella no interactúa con sus compañeros, normalmente está callada y tiene dificultades en el aprendizaje. Su maestra “Juanita” la incluye en todas las actividades y les explica a sus compañeros que deben convivir con ella. La maestra también tiene vinculación con su familia para que la apoyen y motiven a superar limitaciones. Cabe mencionar que la maestra ha estado preparándose para poder ayudar adecuadamente a esta alumna y gracias a la atención que le brinda se han notado avances en el aprendizaje de “A.” Analizando esta experiencia debemos comprender que como docentes no debemos limitar a nuestros alumnos con prácticas docentes que no favorezcan la inclusión.

En nuestro país la niñez tiene varios grupos con vulnerabilidad, dentro de éstos podemos encontrar a las personas con aptitudes sobresalientes, los que tienen alguna discapacidad, trastorno en el desarrollo o dificultad en el aprendizaje, los que viven en pobreza, los niños que trabajan, los niños indígenas que tienen otra cultura y lengua, los niños migrantes, y los jóvenes que estudian la secundaria, ya que en este nivel es donde se presenta una gran deserción escolar.

El impulsar la inclusión y mejora de la educación para todos es un objetivo del sistema educativo mexicano. En los principios pedagógicos del actual plan de estudios de básica se encuentra uno que se aboca a “Favorecer la inclusión para atender la diversidad”. En este principio pedagógico se menciona que la educación es un derecho fundamental y una estrategia para ampliar las oportunidades, instrumentar las relaciones interculturales, reducir las desigualdades entre grupos sociales, cerrar brechas e impulsar la equidad. Los docentes debemos de apoyar este fin atendiendo la diversidad y minimizando o eliminando barreras para el aprendizaje y la participación.” (SEP, 2011).

Esto nos lleva a dilucidar las relaciones entre educación especial y educación inclusiva. La educación especial se orienta a “mejorar las condiciones del funcionamiento, organización , equipamiento y accesibilidad de los planteles de educación inicial, básica y de los servicios de educación especial, así como la profesionalización de los asesores técnicos, del personal directivo y docente y la participación de las familias que tienen hijos con discapacidad o actitudes sobresalientes, y con ello identificar y atender a una mayor cantidad de alumnos que requieren de  mayores apoyos “ (SEP, 2013).

Al hablar de educación inclusiva, aludimos a “la educación de, calidad a todos, sin distinción, como respuesta a la creciente exclusión social y educativa de la población en situación de vulnerabilidad”. De aquí analizamos que los fines de la educación inclusiva son más amplios que los de la educación especial, ya que la primera no solamente incluye a las personas con discapacidad y aptitudes sobresalientes, sino que involucra a todas las poblaciones en situación de vulnerabilidad y exclusión. De aquí podemos decir que la educación especial apoya algunos procesos escolares de la educación inclusiva.

Concluimos diciendo que es una prioridad para el sistema educativo mexicano garantizar el acceso a una educación básica de calidad, gratuita y en igualdad de condiciones. Para atender la diversidad de los alumnos los maestros tenemos que realizar los ajustes razonables en función de las barreras identificadas en los contextos (social, escolar, áulico y familiar) y prestar los apoyos específicos necesarios a las personas con discapacidad, o los planes de enriquecimiento curricular dirigidos a alumnos con aptitudes sobresalientes. Esta respuesta educativa implicará diversas acciones que deben de llevarse a cabo de manera vinculada entre los maestros de la educación inicial, básica y especial. Finalizamos diciendo que “es indispensable que la educación básica y la educación especial en conjunto, se organicen y tomen acuerdos para favorecer escenarios basados en los derechos humanos y el respeto a la dignidad humana, en los que cualquier alumno, independientemente de sus condiciones de desarrollo intelectual, social, emocional y físico pueda aprender.” (SEP, 2013).

Referencias

Berteley Busquets, M.(2000). “Conociendo nuestras escuelas. Un acercamiento etnográfico a la cultura escolar”. México, Paidós.

 Booth, T., Ainscow, M. y Kingston,D. (2006). Índex para la  inclusión: desarrollo del juego, el aprendizaje y la participación en la educación infantil reino unido, CSIE.

 SEP. (2011). Principios. Pedagógicos que sustentan el plan de estudios. Acuerdo 592. México, SEP.

 SEP. (2013) acuerdo 711. Diario Oficial de la Nación

 SEP.  (2013). Acuerdo número 684. Diario Oficial de la Nación.

 SEV. (2013) . Guía práctica para los servicios de educación especial estatal en el proceso de educación inclusiva. Departamento de educación especial estatal. SEV.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.