LOS RETOS AL CREAR CULTURAS ESCOLARES INCLUSIVAS

Gabriel B. Hernández Jiménez

Semíramis Hernández Sánchez

Gala T. Palacios Rebolledos

Abner Levi Martínez Valdés.

Astrid Morales Baizabal

Vania Belén Rodríguez Rocha

 

 La cultura escolar es la manifestación de las condiciones sociales y culturales del entorno en la vida escolar, las formas de relacionarse y comunicarse, “es una trama significativa creada y recreada por la interacción social compuesta de códigos, encuadres y universos simbólicos irrepetibles compartidos por una comunidad escolar específica”. (Berteley, 2000).

La interacción de los actores educativos como son maestros, padres de familia y alumnos está determinada por la cultura escolar, y de ésta dependen varios aspectos significativos que impactan en el aprendizaje, como docentes de educación especial nos son relevantes aquellos elementos que favorecen la inclusión.

La inclusión educativa se refiere a ‘la mejora de la participación de todos los niños y adultos implicados en un centro supone hacer un análisis detallado de cómo se puede reducir las barreras en el juego del aprendizaje y la participación de cualquier niño y de cómo ayudar a que los centros respondan mejor a la diversidad de niños y jóvenes que hay en su entorno’’ (Booth, Ainscow y Kingston, 2006).

Esto nos lleva a reflexionar acerca del cambio que debe existir en los procesos educativos mediante la creación culturas escolares inclusivas para ‘’dar educación de calidad a todos, sin distinción, como respuesta a la creciente exclusión social y educativa de la población en situación de vulnerabilidad’’ (SEP, 2013). La inclusión educativa requiere la participación de todos sus actores sociales: padres de familia, maestros, estudiantes y sociedad, para minimizar o eliminar las barreras que se presentan dentro de los contextos en las que la personas en situación de vulnerabilidad se desarrollan.

El apoyo a la diversidad no solo se trata únicamente de brindar apoyos especializados sino que va más allá de eso, se trata de crear condiciones en la organización escolar para que todos participen y aprendan en igualdad de condiciones. Esto nos lleva a conocer las funciones de la educación especial “la cual se orienta a mejorar las condiciones de funcionamiento, organización, equipamiento y accesibilidad de los planteles de educación especial, así como la profesionalización de los asesores técnicos, del personal directivo y docente, y la participación de las familias que tienen hijos con discapacidad o aptitudes sobresalientes y con ello identificar y atender a una mayor cantidad de alumnos que requieren de mayores apoyos.” (SEP, 2013).

Si bien la educación especial se enfoca a personas con problemas en el aprendizaje, trastornos en el desarrollo, discapacidad o aptitudes sobresalientes también apoyará los fines de la educación inclusiva. La educación especial en el proceso de la educación inclusiva buscará eliminar barreras de aprendizaje que son los factores y los obstáculos del contexto y de la respuesta educativa que dificultan o limitan el pleno acceso a la educación y las oportunidades de aprendizaje. Encontramos barreras en la cultura escolar, en los proceso de organización del centro, en las practicas concretas del aula, fuera de la escuela, en las familias y las comunidades (SEV, 2013).

Para eliminar dichas barreras se pone en marcha planes de ajustes razonables. Con este último concepto nos referimos a “las modalidades y adaptaciones necesarias y adecuadas que no impongan una carga desproporcionada o indebida, cuando se requieran en un caso particular para garantizar a las personas con discapacidad en goce de ejercicios en igual de condiciones con las demás, de todos los derechos humanos y libertades fundamentales” (SEV, 2013).

Al favorecer la inclusión el profesor debe desarrollar experiencias educativas en las cuales participen todos y responder así a la diversidad de su alumnado. Un ejemplo específico será que se promuevan actividades donde los niños interactúen, socialicen y aprendan a unirse como grupo. Recuerdo que cuando estaba en el kínder había algunas diferencias entre los compañeros. La maestra nos hizo quitarnos los zapatos y cambiar de lugar en tres segundos y teníamos que ponernos los zapatos que estuvieran en dicho lugar, ¡Era difícil caminar con zapatos que no eran míos! Después nos explicó que así como tenemos diferentes pies, tenemos diferentes situaciones en la vida que nos hacían tener cierta personalidad o actitudes, y debemos comprender, respetar y tener paciencia con los demás “poniéndonos en sus zapatos”. Aunque era pequeña aprendí que debía apoyar siempre a mi grupo.

Rescatando experiencias de práctica en la que se requieren cambios que fomenten la creación de culturas escolares inclusivas, tenemos el caso de “Elisa”, una niña que nos tocó observar en preescolar, a ella se le habían dado las herramientas y atención necesarias para desarrollar sus capacidades, ya que a sus 4 años ya sabe leer perfectamente, sabe contar y hacer sumas sencillas, sin embargo debido a un cambio de domicilio ingresó a otro preescolar y en su nueva escuela no le daban seguimiento a sus competencias curriculares y ritmo de aprendizaje por lo que ha empezado a aburrirse, a perder el interés por asistir a clases, y a ser participativa como lo hacía en sus antigua escuela.

Otro caso sería el de “Dania”, también de preescolar, es una niña diagnosticada con TDAH, ella es muy inteligente aunque preste muy poca atención, tiene buena memoria y capacidad de relacionar y buscar solución a los problemas que se le plantean, pero aún no ha tenido el apoyo necesario para canalizar su hiperactividad en actividades de aprendizaje. Otro ejemplo sería el de “Pedro” que asiste a una primaria y tiene discapacidad motriz y utiliza silla de ruedas, sus compañeros lo discriminaban así que su maestro habló con ellos para explicarles la situación del niño y además ha pedido que se adecúen los accesos a la institución por medio de rampas, señalamientos, etc.

El apoyo a la diversidad no solo se trata de un apoyo personal, sino que va más allá de eso, primeramente se trata de realizar cambios en la organización escolar y posteriormente a nivel áulico, creando condiciones en las cuales puedan participar y aprender todos.  Por ejemplo, en la escuela de “Toño” hay compañeros que no desayunan en su casa, por situaciones de economía, o por la falta de atención de padres y esto implica una problemática para el aprendizaje. El consejo técnico de esta escuela ha buscado soluciones gestionando el apoyo del DIF estatal para que les faciliten los desayunos.  Esta acción promueve una cultura escolar inclusiva. Como sabemos todos tenemos derecho a la educación, la inclusión promueve que el trato que se da las personas vulnerables sea equitativo.

En conclusión podemos decir que uno de los retos de la educación especial es fomentar la mejora en escuelas desde su dimensión organizacional hasta curricular para apoyar la creación de culturas escolares inclusivas asegurando así una educación de calidad. Otra meta específica será participar en la inclusión escolar de las personas con necesidades específicas así como eliminar las barreras que se presentan en los contextos en el cual ellos se desarrollan.

Referencias

Berteley Busquets, M.(2000). “Conociendo nuestras escuelas. Un acercamiento etnográfico a la cultura escolar”. México, Paidós.

 Booth, T., Ainscow, M. y Kingston,D. (2006). Índex para la  inclusión: desarrollo del juego, el aprendizaje y la participación en la educación infantil reino unido, CSIE.

 SEP.  (2013). Acuerdo número 684. Diario Oficial de la Nación.

 SEV. (2013) . Guía práctica para los servicios de educación especial estatal en el proceso de educación inclusiva. Departamento de educación especial estatal. SEV.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.