EDUCACIÓN ESPECIAL Y EDUCACIÓN INCLUSIVA: LA IMPORTANCIA DE LA ATENCIÓN EDUCATIVA A ALUMNOS EN SITUACIÓN DE VULNERABILIDAD

ZURITH N. HERNÁNDEZ M.

DEHILY Y. RODRÍGUEZ A.

MAYRA GUADALUPE GOMEZ SEGURA.

MARILYN LILETH GUZMÁN CORTÉS

 

La cultura escolar se manifiesta en las costumbres y reglas explícitas o implícitas que la comunidad educativa adopta, este concepto alude a una trama significativa creada y recreada por la interacción social compuesta de códigos, encuadres y universos simbólicos irrepetibles compartidos por una comunidad escolar específica (Berteley, 2000).

Referente a este tema podemos comentar una experiencia de nuestra visita a  un preescolar en una zona de clase media urbana, en donde  se observó que tienen la costumbre de dejar pasar a los padres de familia a la hora de salida con el objetivo de tener una buena vinculación con ellos y para que estén enterados sobre el desempeño, el comportamiento y tareas de sus hijos; en comparación hay otros preescolares  en que se restringe el acceso a los padres de familia y solo permiten recoger a los niños en la reja, a menos que la maestra de grupo los requiera y sean citados a una entrevista.

Otra experiencia donde se refleja la cultura escolar particular de un centro educativo lo tenemos en nuestra misma licenciatura en educación especial, pues al iniciar nuestra carrera los alumnos de nuevo ingreso tenemos un recibimiento por parte de directivos, docentes y alumnos. No es la típica novatada por parte de alumnos de semestres superiores, en nuestra Licenciatura se tiene la costumbre de darnos una bienvenida en la que convivimos, jugamos y comemos, lo cual hace único e irrepetible este evento dentro de la misma BENV pues en otras licenciaturas si acostumbran dar novatadas con bromas pesadas.

El tema de la cultura escolar tiene vinculación con el de educación inclusiva, que es un enfoque que abarca un conjunto de prácticas educativas que buscan atender a la diversidad del alumnado fomentando que todos aprendan con equidad. La cultura escolar inclusiva tiene como centro el respeto hacia la diversidad, teniendo como referencia un contexto escolar en el que haya igualdad de participación y posibilidades de aprendizaje para todos.

Una cultura escolar inclusiva se genera por la participación de todos los actores escolares e implica que haya actitudes, comportamientos y prácticas afines a la inclusión. Se trata de  “promover la participación en el juego y el aprendizaje de los niños, esto se logra gracias a la colaboración de todos los integrantes de la institución, todos realizan una actividad indispensable para fomentar la inclusión” (Booth, Ainscow y Kingston, 2006). Un ejemplo claro de esto es una experiencia de práctica que se muestra a continuación. El registro se retoma de una visita que se realizó a un preescolar de zona clase media urbana:

“En un salón de clases donde se encuentra David, un niño con discapacidad motriz, al realizar una actividad deportiva todos los niños participaban y eran cordiales en el juego y la maestra en todo momento fue inclusiva con David, pues lo incluía en la actividad como uno más. Un punto clave fue que la maestra fomentaba que todos participaran y convivieran, por lo que el grupo retomaba esta actitud y se relacionaban adecuadamente con su compañero.”.

La educación inclusiva es la base de la inclusión dentro de una sociedad, su fin es educar a la comunidad escolar sobre la igualdad y la justicia para todos, un aspecto muy importante y que forma parte de la inclusión es la educación especial, ésta “se orienta a mejorar las condiciones de funcionamiento como organizaciones de funcionamiento como organización, equipamiento y accesibilidad de los planteles de educación inicial y básica y de los servicios de educación especial” (SEP, 2013). Esta educación se enfoca a personas con discapacidad, transitoria o definitiva, así como para aquellas con aptitudes sobresalientes; atenderá a los educandos de manera adecuada a sus propias condiciones, con equidad social incluyente y con perspectiva de género.

Una experiencia que nos hace reflexionar sobre la importancia de la cultura escolar inclusiva es la siguiente:  “En un jardín de niños, en el salón en que hice mi observación participante pude observar que en el salón que me tocó estar no había ningún alumno con discapacidad sin embargo se encontraban unos niños cuyos nombres eran “Paco”,” “Hugo” y “Vero“. Estos niños presentaban problemas de conducta, desde que iniciamos las clases estaban muy inquietos al realizar las actividades que la maestra pedía se distraían con mucha facilidad. En lo particular me llamó la atención el caso de “Paco” ya que era un niño muy activo y tenía mucho interés por realizar lo que la maestra pedía. Sin embargo la maestra no ponía atención en eso, ella se enfocaba en su “problema de conducta”. Cuando salimos al patio de la escuela participamos en un juego llamado ” La locomotora” en que había que formar grupos. Cuando “Paco” intentaba integrarse con el resto de sus compañeros la maestra en lugar de apoyarlo y animarlo a realizar el juego, lo excluía diciendo que debía estar apartado por su “tamaño” ya que era un niño un poco ” gordito” y podía tirar a sus compañeros. Durante todo el juego la maestra hizo comentarios negativos sobre el como que “Paco siempre hacia las cosas mal” y no sólo la maestra hacía estos comentarios también la asistente escolar y sus compañeros.”

En el caso mencionado anteriormente podemos notar que el alumno llamado “Paco” se encuentra en condición de vulnerabilidad, esto quiere decir que se encuentra en situación de desventaja con respecto a los factores sociales que influyen en su vida, a pesar de no presentar una discapacidad como tal. Debido a esto surgen algunas barreras en el aprendizaje y la participación (BAP). Entendemos por BAP a los factores y obstáculos del contexto y de la respuesta educativa que dificultan o limitan el pleno acceso a la educación y las oportunidades de aprendizaje (SEV, 2013). Como ya sabemos las barreras pueden ser de distintos tipos. En el caso de “Paco” encontramos barreras relacionadas a la práctica docente y las interacciones en el grupo pues la dinámica del grupo y el estilo de enseñanza de la maestra no favorecían la participación y el aprendizaje de todos. La educación inclusiva no es exclusiva del docente en educación especial, tampoco de los maestros de educación regular, sino que debe ser parte de una cultura colaborativa que involucra a toda la comunidad escolar.

Como ya se había mencionado la educación especial se enfoca en la atención de alumnos que presentan no solo alguna discapacidad o aptitudes sobresalientes, sino en aquellos que tengan necesidades educativas específicas asociadas a algún contexto que los haga vulnerables. Por ejemplo, cuando un niño presenta una discapacidad motriz y tiene problemas de accesibilidad, la función del docente de educación especial tendrá por objetivo mejorar su situación escolar minimizando barreras para el aprendizaje y la participación y dando los apoyos específicos a sus necesidades.

En este sentido hay vinculación de la Educación Especial con la Educación Inclusiva la cual se define como: “Una educación de calidad para todos, sin distinción, como respuesta a la creciente exclusión social y educativa de la población en situación de vulnerabilidad” (SEP, 2013). Esta no solo se enfoca simplemente en alumnos con necesidades educativas específicas, sino que hace énfasis en aquellos que están excluidos, marginados o en riesgo de estarlo y en dar respuesta educativa a la diversidad de los alumnos. Entendemos por vulnerabilidad educativa al “conjunto de condiciones (materiales y simbólicas, de orden objetivo y subjetivo) que delimitan el vínculo de escolarización de un alumnos” (D.G.C.E, 2011). Los alumnos en situación de vulnerabilidad enfrentan situaciones de riesgo o discriminación que les impiden alcanzar mejores niveles de vida” (SEV, 2013). Es por eso que la vulnerabilidad educativa se relaciona algunas veces con las necesidades específicas que los alumnos requieren debido a su discapacidad o aptitudes sobresalientes.

Con respecto a todo lo abordado anteriormente podemos concluir que contar con una cultura escolar inclusiva es fundamental para que los alumnos que presentan necesidades específicas tengan la oportunidad de acceder a tener una educación de calidad y acorde a sus requerimientos específicos. Incluir a todos los alumnos en el sistema educativo y lograr que aprendan lo máximo posible es una tarea compleja, pero no por ello se debe renunciar a este objetivo. El desarrollo de culturas escolares inclusivas requiere un proceso con cambios importantes, no sólo favoreciendo la integración de niños con discapacidad a la escuela regular, sino promoviendo la calidad de la enseñanza para todos, en especial que aquellos en situación de vulnerabilidad o exclusión. La educación es un instrumento esencial para transformar la sociedad y como docentes de educación especial tenemos que involucrarnos en este cambio.

 Referencias

 Berteley Busquets, M. (2000). “Conociendo nuestras escuelas. Un acercamiento etnográfico a la cultura escolar”. México, Paidós.

 Booth, T., Ainscow, M. y Kingston D. (2006) Index para la inclusión: desarrollo del juego, el aprendizaje y la participación en educación infantil Reino Unido, CSIE

 Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires. (2011). “Definiciones de vulnerabilidad educativa”. Serie Planeamiento, Investigación y Estadística /3.

 SEP. (2013). Acuerdo 684. Diario Oficial.

 SEP (2013). Acuerdo 711. Diario Oficial.

 SEV (2013).Guía Práctica para los Servicios de Educación Especial Estatal en el Proceso de Educación Inclusiva. Departamento de Educación Especial Estatal. SEV.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.