AMBIENTE ESCOLAR E INCLUSIÓN EDUCATIVA

Marilyn Lileth Guzmán Cortés

Cinthia Guadalupe García Ramírez

Ana Laura Ávila Camacho

En este escrito hablaremos sobre el ambiente escolar y explicaremos cada uno de los factores que participan dentro de éste, a su vez mencionaremos la importancia de que el docente de educación especial se vea involucrado en dicho ambiente para favorecer la inclusión educativa. El ambiente escolar es el resultado de un conjunto de elementos que brinda las condiciones de posibilidad necesarias para el buen desarrollo de las actividades escolares, Ramírez (1999) identifica los siguientes rasgos como centrales:

Clima de trabajo: se refiere a que el personal de la escuela cumpla con sus compromisos laborales y que se propicie una buena convivencia para el logro de los propósitos educativos, y a su vez se genere una buena colaboración donde se den propuestas para mejorar la calidad educativa de la institución. Un ejemplo que podemos encontrar sobre el clima de trabajo es una escuela en donde los maestros informalmente comparten algunas de sus estrategias didácticas que les han dado buenos resultados y las que no han sido tan funcionales, ya que de esta manera pueden mejorar su práctica docente mediante la retroalimentación de sus experiencias.

Tiempo efectivo para la enseñanza: muchas veces hay actividades extraescolares que al realizarse restan tiempo que puede ser utilizado para la enseñanza, es por esto que se necesita organizar bien los tiempos para que se utilicen adecuadamente. Es necesario que los docentes optimicen el tiempo durante toda la jornada y si es necesario realicen adecuaciones a las actividades planeadas.

Reuniones de maestros: son espacios favorables para comentar experiencias, problemas y soluciones relacionados con la enseñanza, así como para proponer objetivos comunes y diseñar estrategias de acción. Sin embargo en dichas reuniones a veces no se suelen tener claros los propósitos ni los medios para alcanzarlos, por lo que es muy importante tomar en cuenta estos aspectos y a su vez evitar que se modifique el horario y se altere la rutina para que se mantenga un buen control de maestros y alumnos y así estas reuniones sean benéficas y no afecten el tiempo dedicado a la enseñanza.

Función directiva: el trabajo que ejerce el director de la institución es dirigir coordinarla, vigilar que se cumpla con los planes de trabajo y de manera eficaz alentar a los docentes a realizar una buena labor educativa. El director debe supervisar los recursos con los que cuente la escuela y asegurarse del buen uso de éstos. Una situación asociada a este rasgo se dio en una escuela primaria en donde ante la ausencia de una figura directiva los maestros y los alumnos no respetaban los tiempos de entrada y dejaban de lado sus obligaciones.

Administración de recursos: consideramos de gran importancia que se debe realizar un inventario para conocer los materiales y recursos económicos con que cuenta la escuela para así poder darles un buen manejo. Esta administración también consiste en establecer espacios donde puedan adquirir dichos materiales y recursos fácilmente y sin restricciones. Por ejemplo que se les dé un buen uso a los libros con que cuentan en la biblioteca de aula, el cuidado de su botiquín, y que se les brinde a los alumnos un espacio donde puedan guardar sus libros de texto y algunos otros materiales que utilicen durante las actividades escolares. Otro aspecto que nos parece importante es  dar a conocer a los distintos actores educativos con cuáles recursos cuenta la escuela y para qué actividades están  destinados.

Relación entre la escuela y la familia: es importante que los padres estén informados sobre las actividades de la escuela y lo que se espera que aprendan sus hijos, que se les brinde la oportunidad de participar en la enseñanza, principalmente la escuela tiene que tener la iniciativa de acercarse a ellos dándoles información sobre lo que los maestros proponen y piensan hacer durante el curso, generando de esta manera la colaboración de las familias y éstas a su vez no sólo se acerquen a la institución cuando hay reuniones de padres, sino que su participación dentro de la escuela sea de manera activa; por ejemplo, en un preescolar, algunos padres de familia aprovechaban la hora de la salida para preguntar sobre las actividades que han realizado o se van a realizar, mostrando su apoyo e interés en la educación de sus hijos, en este ejemplo podemos encontrar que es necesario la vinculación entre la escuela y los padres de familia ya que esto nos permitirá afianzar más la relación con los alumnos y el logro de sus aprendizajes.

Derivado de lo anteriormente expuesto se concluye que el ambiente escolar tiene efectos importantes en los procesos escolares. Nos interesa resaltar que como docentes ya sea de educación regular o de educación especial debemos fomentar la inclusión en el ambiente escolar.  Consideramos, que el docente debe llevar a cabo una serie de actividades para obtener un diagnóstico del ambiente escolar de la institución donde labora, para así analizar los aspectos a trabajar dentro de ésta. Dicha tarea queda plasmada en el plan de trabajo que la ruta de mejora escolar establece. Ésta se refiere al “planteamiento dinámico que hace patente la autonomía de gestión de las escuelas, es el sistema de gestión que permite al plantel ordenar y sistematizar sus procesos de mejora.” (SEP, 2014).

 Una de las finalidades que tiene la labor del docente de educación especial es brindar las herramientas para que se promuevan y fomenten la aceptación hacia la diversidad y generen la accesibilidad a la educación y aprendizaje pensando siempre en las necesidades e intereses de todos los alumnos, especialmente los que se encuentran en riesgo de vulnerabilidad educativa.  Es preciso que se fomente una educación inclusiva, la cual favorecerá las oportunidades para los alumnos y junto con toda la comunidad escolar se forje un entorno constituido por una buena comunicación, confianza, valores y prácticas docentes en donde todos los alumnos participen y aprendan en equidad de condiciones (SEV, 2013).

Por lo tanto, la intervención del directivo liderando a toda su comunidad escolar partirá de eliminar o minimizar aquellas barreras para el aprendizaje y la participación asociadas al contexto escolar (SEV, 2013).  Por esto es imprescindible tener un diagnóstico del ambiente escolar que se desarrolla en una escuela identificando aquellos elementos que se vinculan cercanamente con las prácticas escolares inclusivas.

Concluimos que el ambiente escolar es de gran importancia en los procesos escolares y si este es favorable los alumnos lograrán desarrollarse de manera adecuada y los diversos actores educativos tendrán una convivencia armónica. El docente de educación especial juega un papel activo dentro del ambiente escolar y una de sus funciones será desarrollar estrategias que mejoren dicho ambiente enfocado hacia la inclusión, buscando cambiar las actitudes de la comunidad escolar sobre ciertos grupos que sufren vulnerabilidad para que así crear culturas escolares inclusivas, sumándose a esta labor alumnos, docentes, autoridades y padres de familia.

 

Referencias

 Ramírez R., Rodolfo (1999). Organización y funcionamiento de la escuela. En Antología de gestión educativa.  SEP, México.

SEV (2013). Guía Práctica para los Servicios de Educación Especial Estatal en el Proceso de Educación Inclusiva. Departamento de Educación Especial Estatal.

SEP. (2014). Orientaciones para establecer la Ruta de mejora escolar. Subsecretaría de Educación Básica, México.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.