Análisis de mi práctica docente desde un enfoque interaccionista

 

Nancy Hazel Hernández Ronquillo

Reflexionar acerca de nuestra práctica docente nos permite estar en continua mejora pues así se posibilita que reorientemos la forma en que llevamos a cabo nuestro quehacer docente. Al hacer una autoevaluación que nos lleve a cuestionar nuestro desempeño identificamos elementos acertados y aquellos que requieren una mejora, todo esto con la finalidad de impactar en última instancia en el proceso de enseñanza-aprendizaje de nuestros alumnos.

La didáctica profesional (Pastré, 2011) es un campo de investigación que postula que los profesionistas, independientemente de su campo de intervención, construyen saberes dentro del marco de su experiencia práctica, en función de su historia y su cultura de pertenencia. Cuando se habla de didáctica profesional no solo se pone en juego la teoría aprendida en la escuela, sino va más allá, ya que día a día los docentes actúan de acuerdo a sus principios con los cuales fueron formados.

El saber cómo manejar la teoría y saberla relacionar con la diversidad de nuestros alumnos es lo que nos permite que ellos adquieran los conocimientos presentes en el curriculum. Según Pastré, Mayen & Vergnaud (2006, p. 154): « la actividad en situación es a la vez productiva y constructiva: el sujeto no solo produce transformaciones de los objetos del mundo exterior, sino que se transforma a sí mismo, al enriquecer su repertorio de recursos. Es la función constructiva de la actividad ».

El profesionista en el quehacer docente no solo se enfoca a enseñar, ya que los alumnos también son personas que nos enseñan y amplían nuestro conocimiento, lo que conlleva que el aprendizaje se convierta en una movilización de saberes para ambas partes, se trata de analizar las situaciones vividas para preparar a los docentes ‘a que piensen por sí mismos’ con la ayuda de herramientas que describen los procesos de enseñanza-aprendizaje, y que surgen de las investigaciones en didáctica o en pedagogía o de la práctica (Altet, 2010).

Para poder analizar la práctica docente y con ello mejorarla es de suma importancia que haya registros de las interacciones con los cuales se pueda analizar lo que hacemos. Algunos de los insumos pueden ser grabaciones de audio, videos, fotos y registros de observación ampliados. El análisis de las interacciones permitirá identificar nuestros principios en acción presentes al ejercer la docencia.

Al trabajar como maestra adjunta en prácticas docentes intensivas identifiqué que hubo sesiones con diversos resultados: excelentes, buenas, regulares e inadecuadas. En ocasiones las situaciones de aprendizaje resultaron como yo quería ya que tenía mi planeación didáctica ajustada a las necesidades de mi alumno, llevaba materiales didácticos, había una adecuada atención y motivación del alumno, un buen espacio en el cual trabajar y un clima de trabajo agradable los cuales me permitieron trabajar y obtener resultados favoreces en la aplicación de las diferentes actividades.

Pero por otro lado también existieron ocasiones en donde mi alumno no tenía ganas de trabajar por lo que a pesar de ponerle ejercicios y querer yo que culminara las actividades él simplemente no me prestaba atención por lo que me enfocaba solamente en centrar su atención y pedirle que continuara con las actividades a las cuales no les prestaba la mínima atención.

A continuación describiré una sesión que fue exitosa:

Uno de las mejores sesiones de trabajo que se tuvo con la alumno fue en la que se trabajó de manera sub grupal con otros dos alumnos con discapacidad intelectual; la actividad consistió en: Retomar los conocimientos previos sobre el abecedario elaborado en el mes de diciembre, posteriormente se realizó un recordatorio sobre la palabra generadora muñeca y sus respectivas sílabas. Posteriormente se jugó un memorama el cual favoreció la lectoescritura de un cuadernillo con ejercicios de palabras. Las palabras fueron flor, goma, gato, galleta, dado, gorro, elefante, lee, duerme, la foca, helado y dedo. Primero se asoció la tarjeta (imagen) y posteriormente la grafía en un cartel. Segundo se asoció   el nombre con el cartel. Tercero se seleccionó el cartel que se nombró. Para finalizar la actividad se les pidió que escribieran oraciones dictadas con las palabras jugadas en el memorama.

Esta sesión la considero exitosa por lo siguiente: la planeación estaba descrita punto por punto, lo que me permitió llevar una secuencia lógica en cada una de mis actividades, el propósito estaba claro, los alumnos se encontraban motivados por jugar y al mismo tiempo aprender, la relación que en ellos existió fue de competencia sana lo que ocasionó que “Luis” se esforzara por leer y escribir para demostrarle a sus compañeros que el ya lo sabía hacer, se propició un ambiente de sana convivencia. El espacio en dónde se realizó la actividad fue al aire libre lo que permitió que los alumnos durante la actividad se mantuvieran relajados, la seguridad que mantuve les fue trasmitida a mis alumnos, la relación maestro- alumno fue de ayuda, acompañamiento y retroalimentación.

Analizando la dimensión epistemológica de mi práctica docente, observo que tuve una planeación elaborada correctamente, la secuencia de actividades definidas de manera clara, precisa y concisa, además de los instrumentos de evaluación realizados de manera correcta que permitieran cotejar datos cuantitativos y cualitativos. Además de esto hubo un elemento central con el que se dio inicio a la sesión que es la dimensión relacional siendo que las interacciones entre alumnos- maestro me permitieron comenzar las actividades.

Al pasar los minutos la actividad se encontraba triangulada de manera equilibrada ya que aplique mis actividades, la relación y ambiente de confianza permitió que mis alumnos preguntaran sus dudas con respecto a la actividad lo que ocasionó que lo pragmático que es todo lo relacionado con la aplicación de la propuesta marchara como se planifico con tiempo. Dicho equilibrio se mantuvo hasta llegar al cierre de la actividad.

Sin embargo hubo otras experiencias que no resultaron tan exitosas. Hubo una sesión en la cual mi maestra asesora fue a supervisarme. La actividad que realicé fue el repaso de la primera palabra generadora con mi alumno, las características de esta sesión fueron: la hora en la que se trabajó era la correspondiente a la clase de educación física, el espacio fue dentro de su salón de clase en una mesa que nos fue prestada junto a la ventana que da hacia la cancha de la escuela, los materiales a utilizar se encontraban desordenados, el alumno tenía interés por estar en la clase de educación física y no estar trabajando conmigo, mi nivel de tolerancia llegó al máximo por lo que tomé medidas drásticas para presionar al alumno mencionándole que lo iba a dejar sin receso, en ocasiones haciendo muecas de desesperación y lo forcé a que desarrollara las actividades hasta culminarlas dejando atrás si entendía las instrucciones o si en realidad esa actividad le estaba dejando un aprendizaje significativo.

Analizando esta sesión identifico que comencé simplemente con lo epistemológico tenía mi planeación desarrollada de manera correcta, así como también los instrumentos de evaluación, pero no tomé en cuenta que mi alumno tenía clase de educación física y que era una clase que a mi alumno le interesaba. Continúo la actividad y por querer hacer que realizara las actividades la relación con mi alumno se centró es ejercer una disciplina para que cumpliéramos con las actividades planeadas, dejando de lado sus propias motivaciones o el que llegáramos a una negociación sobre lo que podíamos hacer en sesión. Como maestra ese día me centré en la aplicación y desarrollo de las actividades.

Dicha sesión me permitió darme cuenta que debo ser mas tolerante a la hora de desarrollar mis actividades pues es de suma importancia mantener una buena relación con mi alumno antes que cumplir con la realización de actividades ya planificadas. Aprendí que es válido parar el desarrollo de una sesión para hacer ajustes y que más vale que termine una sola actividad la cual sea comprendida y reflexionada a querer que resuelva todas sin que esto genere un aprendizaje significativo.

En relación con lo anteriormente expuesto concluyo que toda interacción escolar no supone solamente tres polos: docente, estudiantes y saber, en referencia al “triángulo pedagógico” de J. Houssaye (1988/2000), sino que funciona sobretodo según tres dimensiones en tensión, evocadas anteriormente: pragmática, epistémica y relacional (Vinatier, 2015). Cada una de ellas puede funcionar en detrimento de las otras dos, conduciendo así a situaciones de enseñanza-aprendizaje degradadas. Considero que a la hora de conducir una clase se debe de buscar el constante equilibrio entre el conocimiento que se posee como docente, la relación personal docente-alumno y la manera en que presentas el conocimiento y llevas a cabo la sesión para obtener resultados favorables.

Referencias

Pastré, P. (2011). La didactique professionnelle. Paris : P.U.F.

Vinatier, I. (2015). Análisis de las interacciones escolares y formación de docentes. Congreso Internacional del Congreso Mexicano para la Investigación Educativa. Ponencia Magistral.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.