LA IMPORTANCIA DE LA CAPACITACIÓN PRELABORAL PARA FAVORECER LOS PROCESOS DE APRENDIZAJE EN ALUMNOS CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL

 

MAYRA MARLENNE GÓMEZ GARCÍA

Este ensayo analiza la importancia de favorecer la inclusión de alumnos con discapacidad intelectual mediante una capacitación prelaboral con alumnos que presentan discapacidad intelectual matriculados en una Unidad de Servicio a la Escuela Regular (USAER) en una escuela telesecundaria.

 El propósito general de esta propuesta didáctica fue brindar una estrategia de trabajo alternativa mediante un taller, el cual se enfocó en desarrollar competencias laborales y habilidades de la conducta adaptativa, favorecer los procesos de aprendizaje de los alumnos y su inclusión educativa.

De esta manera las actividades diseñadas para la implementación del taller se enfocaron en desarrollar las habilidades de la conducta adaptativa de los alumnos y favorecer sus competencias laborales, tomando en cuenta sus intereses y características individuales, encaminándolos al ámbito de la capacitación, puesto que, por las características de la discapacidad que presentan requieren de apoyos específicos que atiendan sus necesidades.

El diseño de esta propuesta didáctica surgió al analizar las principales barreras de los contextos en los que los alumnos se desenvuelven día a día, así como responder a sus necesidades específicas, brindando atención educativa a los alumnos con discapacidad intelectual (DI).

Para comenzar con el desarrollo del tema diré que las personas con discapacidad requieren de oportunidades de trabajo, tanto en la formación educativa, como el ámbito social y laboral; por lo que es necesario que los alumnos se vuelvan personas autónomas, siendo seres únicos e importantes en cualquier contexto (AAIDD, 2010), incluyéndolos en las actividades de la escuela con el fin de que se sientan personas parte de una institución.

De acuerdo a la Asociación Americana de discapacidades intelectuales y del desarrollo (AAIDD) se recoge en su 11ª edición (2010) la siguiente definición de discapacidad intelectual: “La discapacidad intelectual se caracteriza por limitaciones significativas tanto en funcionamiento intelectual, como en conducta adaptativa, tal y como se ha manifestado en habilidades adaptativas, conceptuales y prácticas”.

Una persona con discapacidad intelectual no se desarrolla en el ámbito educativo al mismo ritmo que los demás. Por lo que es necesario que se les proporcione a estos alumnos los apoyos personalizados apropiados durante un largo periodo, de esta forma el desarrollo profesional en la vida de la persona con discapacidad intelectual, generalmente mejorará (2010).

Los alumnos a los que fue destinado el taller requerían la oportunidad de encaminarse al proceso de formación laboral mediante la práctica, puesto que por su edad (menores a 15 años) no tuvieron la oportunidad de ingresar a un centro de atención múltiple para cursar un taller de capacitación laboral. La implementación de esta propuesta didáctica va encaminada a que los alumnos tengan estrategias de trabajo para dedicarse en el futuro inmediato.

Aprender haciendo es una forma de iniciación disciplinada al planteamiento y resolución de problemas de producción y actuación. Schön, quien ha realizado importantes estudios sobre la formación de los profesionales para desentrañar como se convierten los expertos, afirma que “los estudiantes aprenden mediante la práctica de hacer o ejecutar aquello en lo que buscan convertirse en expertos, y se les ayuda a hacerlo así por medio de otros prácticos más veteranos que los inician en las tradiciones de la práctica”. (Díaz Barriga, 2006, p. 8)

Uno de los principales aspectos a desarrollar en las personas con discapacidad intelectual es que se vuelvan autónomas e independientes, logrando adquirir habilidades que les sean funcionales para trabajar en un futuro, obteniendo remuneraciones económicas de su esfuerzo y dedicación, por lo que se pretende que desarrollen las habilidades y competencias necesarias, puesto que sus procesos de aprendizaje para que al término de la educación secundaria tengan como base los aprendizajes del taller implementado.

Otro aspecto importante para el trabajo de la capacitación prelaboral es la contextualización de las situaciones en las que los alumnos atendidos se desenvuelven y que están influyendo en su desarrollo, así mismo es necesario que se identifiquen las barreras en los contextos escolar, socio-familiar y áulico que están obstaculizando el aprendizaje y la participación de los adolescentes. Es por eso que tradicionalmente se señalan tres momentos de evaluación: inicial, de proceso y final.

La evaluación diagnóstica se realiza de manera previa al desarrollo de un proceso educativo, cualquiera que sea, con la intención de explorar los conocimientos que ya poseen los alumnos. Este tipo de evaluación es considerado por muchos teóricos como parte de la evaluación formativa, dado que su objetivo es establecer una línea base de aprendizajes comunes para diseñar las estrategias de intervención docente; por ello, la evaluación diagnóstica puede realizarse al inicio del ciclo escolar o de una situación o secuencia didáctica.

La evaluación formativa se realiza para valorar el avance en los aprendizajes y mejorar la enseñanza y el aprendizaje. Su función es mejorar una intervención en un momento determinado y, en concreto, permite valorar si la planificación se está realizando de acuerdo con lo planeado. Las modalidades de evaluación formativa que se emplean para regular el proceso de enseñanza y de aprendizaje son: interactiva, retroactiva y proactiva. (SEP, 2013, p. 25).

Para la implementación del taller destinado a favorecer los procesos de aprendizaje de alumnos con DI se tomó como base una evaluación inicial donde se analizaron las necesidades de los alumnos con discapacidad intelectual, generando así, una propuesta didáctica que les diera respuesta. Durante los procesos de enseñanza y de aprendizaje, el docente es el responsable de crear experiencias interpersonales que permitan a los alumnos convertirse en aprendices exitosos, pensadores críticos y participantes activos de su propio aprendizaje. En este sentido, se espera que el docente: a) sea un mediador entre el conocimiento y el aprendizaje de sus alumnos; b) sea un profesional reflexivo que de manera crítica examine su práctica, tome decisiones y solucione problemas pertinentes al contexto de su clase; c) analice críticamente sus propias ideas; d) promueva aprendizajes significativos; e) preste ayuda pedagógica ajustada a las necesidades y competencias del alumnado; y f) establezca como meta educativa la autonomía y la autodirección de sus alumnos (SEP, 2013, p. 35).

Durante el desarrollo del taller fue necesario valorar el proceso de formación de los alumnos, estos van desarrollando y adquiriendo nuevos aprendizajes, por lo que es importante evaluar el proceso de cada uno de ellos, tomando en cuenta sus características y lo que son o no capaces de hacer, así como lo que se espera alcanzar al finalizar este proceso.

La evaluación para el aprendizaje de los alumnos permite valorar el nivel de desempeño, además de identificar los apoyos necesarios para analizar las causas de los aprendizajes no logrados y tomar decisiones de manera oportuna. En este sentido, la evaluación en el contexto del enfoque formativo requiere recolectar, sistematizar y analizar la información obtenida de diversas fuentes, con el fin de mejorar el aprendizaje del alumno y la intervención docente (2013).

La evaluación con enfoque formativo debe permitir el desarrollo de las habilidades de reflexión, análisis, pensamiento crítico y la capacidad para resolver problemas; para lograrlo, es necesario implementar estrategias, técnicas e instrumentos de evaluación. (SEP, 2013, p. 17).

Gracias a la evaluación que se realizó al inicio del ciclo, se lograron analizar los apoyos que los alumnos con DI de telesecundaria requieren, los cuales son el desarrollo de habilidades prácticas, sociales y conceptuales y las competencias profesionales que alcanzaran de acuerdo al nivel de desempeño favorable respecto a sus características.

Es por eso se crearon instrumentos de evaluación que permitieran conocer como es el avance que cada uno de los alumnos presenta de acuerdo a lo que pueden lograr a alcanzar. Por último, uno de los aspectos principales a dar seguimiento fue la inclusión social de los alumnos con DI, puesto que, a través de la implementación de las estrategias de trabajo, se pretendió favorecer las competencias para la vida (SEP, 2011). Además de responder a las necesidades específicas de cada alumno, ya que, a pesar de presentar la misma discapacidad, sus características y situaciones personales eran diferentes.

Las competencias para la vida se tratan de aquellas que permiten resolver las distintas situaciones que enfrentarán los alumnos a lo largo de su vida; por ejemplo, manejar la información y usar las TIC, relacionarse y saber convivir con otros, conocer y ejercer sus derechos como ciudadanos, etc. Una persona es competente cuando es capaz de resolver una situación particular empleando los conocimientos que tiene, reestructurándolos y extrapolándolos de manera pertinente, y previendo lo que hace falta. Esta capacidad de responder a diferentes situaciones implica, de manera integrada, un “saber hacer” (habilidades) con “saber” (conocimiento), así como la valoración de las consecuencias de ese “hacer” (valores y actitudes). (SEP, 2013, p. 20).

Es necesario que los alumnos que presentan discapacidad intelectual desarrollen competencias para su vida, como lo es la autonomía e independencia en sus actividades cotidianas, no necesariamente sólo lo establecido en los contenidos de las diversas asignaturas.

Una de las prioridades de la Secretaría de Educación Pública (SEP, 2004) y de la Secretaría de Educación de Veracruz (SEV), es contar con un “sistema educativo que responda con equidad y eficiencia a las necesidades de todos los estudiantes brindando las oportunidades y recursos pertinentes para favorecer su desarrollo educativo”. En este sentido, la Reforma Integral de la Educación Básica, asume los “principios de la educación inclusiva como clave en la articulación de los niveles de preescolar, primaria y secundaria, para ofrecer una educación integral que equilibre la formación en valores ciudadanos y el desarrollo de competencias para la vida”.

Dando continuidad a lo establecido anteriormente, la Ley General de Educación (2010, p. 13) establece en su artículo 2° que: “Todo individuo tiene derecho a recibir educación y, por lo tanto, todos los habitantes del país tienen las mismas oportunidades de acceso al sistema educativo nacional, con sólo satisfacer los requisitos que establezcan las disposiciones generales aplicables”.

Al analizar la importancia de la capacitación prelaboral para favorecer los procesos de aprendizaje en alumnos con discapacidad intelectual, se reconoció que la evaluación formativa es la que permite conocer las situaciones en las que los alumnos se desenvuelven, y así priorizar que estrategia específica es la que se requiere implementar.

Como conclusión podemos decir que, se busca asegurar que todos los niños y las niñas, con independencia de su condición social o individual tengan oportunidades de acceder a la escuela y de participar en procesos educativos que les permitan alcanzar los propósitos fundamentales de la educación básica y desarrollar sus potencialidades como seres humanos. (Ramírez, 1994, p. 157).

La educación especial es una modalidad de atención de la educación básica cuyo enfoque es la educación inclusiva que permite reconocer la variedad de sujetos y contextos inmersos en el ámbito escolar, trabajando en el reconocimiento de las diferencias y el respeto de la diversidad como un aspecto de enriquecimiento en las practicas, considerando la atención de alumnos de acuerdo a sus necesidades educativas y hacer énfasis en la educación para todos, eliminando cualquier tipo de barrera para el aprendizaje y la participación social de los jóvenes que trabajaron en la propuesta didáctica (SEP, 2010).

La educación especial en el proceso de la educación inclusiva está destinada a integrar a personas en estas situaciones, independientemente de si presentan discapacidad o no y aptitudes sobresalientes a los planteles de educación básica regular, mediante la aplicación de métodos, técnicas y materiales específicos, atendiendo a los alumnos de manera adecuada a sus propias condiciones, con equidad social incluyente y con perspectiva de género (DOF, 2013).

Por último, considero que es importante mencionar que un docente que ponga en marcha una estrategia de trabajo debe tener claridad en sus funciones y responsabilidades en cuanto a la intervención educativa que va a implementar, siempre desempeñándose con compromiso y responsabilidad para ofrecer a los alumnos una educación de calidad, generando dinámicas y condiciones que den respuesta a las necesidades de los alumnos.

BIBLIOGRAFÍA

Díaz Barriga, F. (2006). Enseñanza situada, vínculo entre la escuela y la vida. Mc.Graw Hill. México

Diario Oficial de la Nación. (2013). Acuerdo 684 por el que se emiten las reglas de operación del programa de fortalecimiento de la educación especial y de la integración educativa. DOF. México.

Ramírez Raymundo, R. (1992). ¿Cómo conocer mejor nuestra escuela? En: Elementos para el diagnóstico. México. SEP.

SEP.(2013). Las estrategias y los instrumentos de evaluación desde el momento formativo. SEP. México.

SEP. (2013). Los elementos del currículo en el contexto del enfoque formativo de la evaluación. SEP. México.

SEV. (2010). Orientaciones generales para el funcionamiento de los servicios de educación especial en Veracruz. SEV. Veracruz, México

SEGOB. (2013). Ley General de Educación. SEGOB. México.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.