Favoreciendo las competencias para la vida y las habilidades de la inteligencia emocional en Educación Especial

María José Murguía Lugo

El tema del presente ensayo académico surge de la importancia de diseñar situaciones didácticas en donde haya temáticas que promuevan aprendizajes más allá del contexto escolar, considerando que hay que proponer experiencias educativas que favorezcan el manejo de emociones dentro del aula promoviendo así prácticas inclusivas y diversificadas.

El presente texto es un extracto del documento recepcional elaborado tras aplicar una propuesta didáctica que consistió en un Taller sobre inteligencia emocional y competencias para la vida en alumnos con problemas en el aprendizaje. Dicho taller surgió con la necesidad de favorecer la inclusión de un alumno al que llamaremos “Gabriel” con problemas de aprendizaje matriculado en la Unidad de Servicios de Apoyo a la Educación Regular (USAER), dónde realicé la práctica de este último año de la carrera. En este documento se dará a conocer el sustento teórico que fue eje para el diseño metodológico de la propuesta didáctica y para el análisis de resultados, mismos que se mostrarán de manera sintetizada.

El propósito general del taller fue favorecer la inclusión educativa mediante la estimulación de las competencias para la vida de convivencia y para el manejo de situaciones a través de la inteligencia emocional en un alumno con problemas en el aprendizaje que asiste al 3° grado de una escuela telesecundaria.

Esta propuesta didáctica derivó de la inquietud de que en la escuela de práctica existían un gran número de alumnos que manifiestan patrones de conducta de inatención e impulsividad, alumnos con condiciones específicas como discapacidad motriz o intelectual, problemas de aprendizaje, y alumnos con dificultades emocionales asociadas a contexto familiar, y en global cada una de estas poblaciones tenían dificultades en la autorregulación, manejo de emociones y situaciones de la vida cotidiana.

Este taller se sustentó en dos ejes: desarrollo de habilidades de la inteligencia emocional y el favorecer de las competencias para la vida el manejo de situaciones y la convivencia. “La inteligencia emocional (IE) es la habilidad de las personas para atender y percibir los sentimientos de forma apropiada y precisa, la capacidad para asimilarlos y comprenderlos de manera adecuada y la destreza para regular y modificar nuestro estado de ánimo o el de los demás. Desde el modelo de habilidad, la IE implica cuatro grandes componentes” (Fernández, P. y Extremera N., 2000):

  • Percepción y expresión emocional
  • Facilitación emocional
  • Comprensión emocional
  • Regulación emocional

El manejo de estas habilidades facilita el desarrollo de personas competentes para la vida. No solo se trata de que aprendan de sus emociones, al tener la capacidad de regular las propias o el de los demás para generar mejores convivencias y el manejo de situaciones de forma exitosa y asertiva.

El taller tuvo como estrategias la intervención en aula regular mediante actividades lúdicas y técnicas vivenciales así como sesiones individuales con el alumno que presenta problemas en el aprendizaje. De esta experiencia de trabajo docente, derivó una sistematización que se plasma en este ensayo dando a conocer los resultados alcanzados con esta experiencia.

Dar a conocer esta experiencia de trabajo pretende impulsar un proceso de reflexión sobre la importancia del trabajo del manejo de emociones en las escuelas, ya que muchas de las problemáticas escolares aluden a dificultades en la convivencia a nivel grupal y en la autoregulación a nivel individual. Está establecido en el principio pedagógico número 3 la importancia de generar ambientes de aprendizaje, donde se denomina ambiente de aprendizaje al espacio donde se desarrolla la comunicación y las interacciones que posibilitan el aprendizaje y sin una buena convivencia dentro del aula se dificultan los procesos escolares.

Es conveniente que para llevar el tema de la inteligencia emocional en la escuela se haga a través de ejercicios del manejo de emociones, sensaciones y percepciones.

El manejo de estas habilidades facilita el desarrollo de personas competentes para la vida. No solo se trata de que aprendan de sus emociones, al tener la capacidad de regular las propias o el de los demás para generar mejores convivencias y el manejo de situaciones de forma exitosa y asertiva.

Goleman (1996) menciona en su libro de inteligencia emocional que cada emoción nos predispone de un modo diferente a la acción; cada una de ellas nos señala una dirección que, en el pasado, permitió resolver adecuadamente los innumerables desafíos a que se ha visto sometida la existencia humana. En este sentido, nuestro bagaje emocional tiene un extraordinario valor de supervivencia y esta importancia se ve confirmada por el hecho de que las emociones han terminado integrándose en el sistema nervioso en forma de tendencias innatas y automáticas de nuestro corazón (1996).

En concordancia con esto se encuentran las competencias para la vida que forman parte de la propuesta del Plan de Estudios 2011, las cuales movilizan y dirigen todos los componentes –conocimientos, habilidades, actitudes y valores- hacia la consecución de objetivos concretos; son más que el saber, el saber hacer o el saber ser, porque se manifiestan en la acción de manera integrada. Poseer sólo conocimientos o habilidades no significa ser competente” (SEP, 2011).

Para lograr desarrollar las competencias para la convivencia se necesita: empatía, relacionarse armónicamente con otros y con la naturaleza; ser asertivo; trabajar de manera colaborativa; tomar acuerdos y negociar con otros; crecer con los demás; reconocer y valorar la diversidad social, cultural y lingüística. Y para las competencias para el manejo de situaciones se requiere enfrentar riesgos, la incertidumbre, plantear y llevar a buen término procedimientos; administrar el tiempo; propiciar cambios y afrontar los que se presenten; tomar decisiones y asumir sus consecuencias; manejar el fracaso, la frustración y la desilusión, actuar con autonomía en el diseño y desarrollo de proyectos de vida” (SEP, 2011).

Según Diaz-Barriga (2005) el trabajo de emociones es una práctica educativa autentica, ya que potencian el aprendizaje significativo, mientras que las sucedáneas lo obstaculizan, tal y como nos dicen Derry, Levin, Schauble (1995) las practicas educativas que promueven una actitud social, satisfacen el análisis colaborativo de la información o contenidos de aprendizaje, las simulaciones situadas y el aprendizaje que se desarrolla en escenarios reales.

Esta misma autora nos dice que se deben potencializar los aprendizajes dando relevancia cultural de las actividades. En un taller donde se enseña sobre la inteligencia emocional se debe hacer que los alumnos no solo hagan actividades para alcanzar propósitos, se debe lograr que generen un análisis de la información.

Las características de la inteligencia emocional son como la capacidad de motivarnos a nosotros mismos, de perseverar en el empeño a pesar de las posibles frustraciones, de controlar los impulsos, de diferir las gratificaciones, de regular nuestros propios estados de ánimo, de evitar que la angustia interfiera con nuestras facultades racionales y, por último pero no por ello, menos importante, la capacidad de empatizar y confiar en los demás. La inteligencia emocional puede resultar tan decisiva y en ocasiones, incluso más que el Cl” (Goleman, 1995).

Por ello, surgió la intención de promover la inteligencia emocional en las escuelas, cambiando a un enfoque de educación emocional, donde se pretenda potenciar el desarrollo de las competencias emocionales como un elemento esencial del desarrollo humano, con el objetivo de capacitarle para la vida y con la finalidad de aumentar el bienestar personal y social de los alumnos tal y como lo dice Bisquerra en el 2000.

La práctica de temas de inteligencia de emocional para favorecer las competencias para la vida en la escuela deben ser vivenciales para que se logre en los alumnos un aprendizaje significativo al experimentar los temas, por ejemplo con videos, interpretaciones hechas por ellos, análisis de casos:

“McKeachine (1999), con base en la teoría de John Dewey, engloba en el rubro de aprendizaje experiencial aquellas experiencias relevantes de aprendizaje directo en escenarios reales que permiten al alumno enfrentarse a fenómenos de la vida real, aplicar y transferir significativamente el conocimiento, desarrollar habilidades y construir un sentido de competencia profesional, manejar situaciones sociales y contribuir con su comunidad, vincular el pensamiento con la acción y reflexionar acerca de valores y cuestiones éticas” (Díaz-Barriga, 2005).

 Análisis de sesiones y resultados del Taller sobre inteligencia emocional y competencias para la vida en alumnos con problemas en el aprendizaje

El proceso para la evaluación de la propuesta didáctica incluye registros en el diario de campo de lo sucedido durante las sesiones del Taller, la integración de reportes mensuales que sistematizan la información generada en la aplicación de escalas estimativas diseñadas para recopilar el comportamiento del alumno durante cada sesión y del grupo, a su vez el logro o no de la adquisición de los propósitos de cada fase de trabajo así como de cada sesión .

Al principio del ciclo escolar se realizó una evaluación inicial para retomar información sobre el contexto escolar, las prácticas educativas, proceso escolar, por mencionar algunos apartados de la “Guía de evaluación de prácticas inclusivas en el Aula” (GEPIA). Dichos resultados fueron los que guiaron el tema para la propuesta didáctica.

Durante la aplicación de la propuesta se evalúa cada sesión al término, con una escala estimativa, dónde los indicadores son los que se rescatan de los objetivos que se quieren lograr en el propósito de cada tema. Cabe mencionar que como la mayor parte de las sesiones son grupales cada escala tiene un apartado para evaluar los resultados de Gabriel y otro del grupo en general.

En la escala estimativa también se recupera el comportamiento, atención y participación tanto del alumno como del grupo. También se realizó una autoevaluación al término de cada sesión, los indicadores de dicha evaluación se retoman de los retos profesionales. El instrumento utilizado para dicha evaluación también es una escala estimativa, dónde se registra la interacción y relación con los alumnos, el uso de apoyos visuales, apoyos tecnológicos, material didáctico, el formato de planeación y evaluación, si se logra la movilización y creación de saberes, el cuidado de tiempos, manejo de situaciones no previstas, seguridad al realizar las actividades, expresar las ideas e instrucciones, también se autoevalúa que la situación didáctica vaya acorde a las necesidades de los alumnos y se sustente con la teoría y que las estrategias docentes sean las adecuadas para las características de los alumnos.

Por último se realizó un informe semanal dónde se registra lo más importante de las sesiones, un análisis de la práctica y se incluyen los resultados obtenidos en las evaluaciones. Dichos informes semanales sirvieron para hacer un informe por cada fase del taller.

La propuesta educativa estuvo dividida en dos ejes de análisis: inteligencia emocional y competencias para la vida. Dichos ejes me sirvieron para guiar la intervención en el grupo de Gabriel y en subgrupo con uno de sus compañeros.

Debo mencionar que para el desarrollo de esta propuesta la inteligencia emocional se define como la habilidad de las personas para atender y percibir los sentimientos de forma apropiada y precisa, la capacidad para asimilarlos y comprenderlos de manera adecuada y la destreza para regular y modificar nuestro estado de ánimo o el de los demás: “Estas habilidades están enlazadas de forma que para una adecuada regulación emocional es necesaria una buena comprensión emocional y, a su vez, para una comprensión eficaz, requerimos de una apropiada percepción emocional”. (Fernández y Extremera, 2000).

En cuanto a las competencias para la vida, comenté que forman parte de la propuesta del Plan de Estudios 2011, las cuales movilizan y dirigen todos los componentes –conocimientos, habilidades, actitudes y valores- hacia la consecución de objetivos concretos; son más que el saber, el saber hacer o el saber ser, porque se manifiestan en la acción de manera integrada. Poseer sólo conocimientos o habilidades no significa ser competente. La movilización de saberes se manifiesta tanto en situaciones comunes como complejas de la vida diaria y ayuda a visualizar un problema, poner en práctica los conocimientos pertinentes para resolverlo, reestructurarlos en función de la situación, así como extrapolar o prever lo que hace falta. (SEP, 2011).

Este taller fue diseñado para trabajar únicamente dos de las cinco competencias para la vida, las cuales son para el manejo de situaciones y las competencias para la convivencia.

Las competencias para el manejo de situaciones requieren para su desarrollo: enfrentar el riesgo, la incertidumbre, plantear y llevar a buen término procedimientos; administrar el tiempo, propiciar cambios y afrontar los que se presenten; tomar decisiones y asumir sus consecuencias; manejar el fracaso, la frustración y la desilusión; actuar con autonomía en el diseño y desarrollo de proyectos de vida. (SEP, 2011). Fue necesaria la orientación hacia el manejo de situaciones, en específico de fracaso, desilusión, frustración y el afrontamiento de las mismas, puesto que muchas veces dichas situaciones son nuevas en la vida de los alumnos que cursan el nivel educativo de secundaria y son difíciles de afrontar para algunos por los mismos cambios psicológicos y físicos que se presentan en la adolescencia.

En cuanto a las competencias para la convivencia se requiere de: empatía, relacionarse armónicamente con otros y la naturaleza; ser asertivo; trabajar de manera colaborativa; tomar acuerdos y negociar con otros; crecer con los demás; reconocer y valorar la diversidad social, cultural y lingüística. (SEP, 2011).

Es importante que los docentes hagamos hincapié en que los alumnos conozcan y reflexionen sobre la importancia de tener una sana convivencia, reconociendo la diversidad con la que vivimos, se relacionan, valorándola y conviviendo armónicamente.

Los propósitos específicos del taller fueron:

  1. Enseñar a los alumnos a expresar y recibir emociones para favorecer la autorregulación. En específico manejar situaciones de fracaso, desilusión y frustración.

Por la edad que tienen los alumnos con los que apliqué el taller (14 a 17 años) y sus características, se logró con facilidad este primer propósito, ya que no les fue difícil reconocer sus emociones, expresarlas, identificar las que sentían las demás personas al pasar por diferentes situaciones.

2. Enseñar estrategias para tomar acuerdos, defender derechos y opiniones y respetar los de otros. Valorar la diversidad cultural, social y lingüística. En específico se incidirá en que desarrollen la empatía y la relación armónica con los otros valorando la diversidad. Que se comuniquen con asertividad, que valoren la importancia del trabajo colaborativo y la toma de acuerdos y negociación con otros.

La gran mayoría de los alumnos que cursaron el taller demuestran saber lo que tienen que hacer para tomar acuerdos, defender sus derechos y opiniones de manera asertiva, pero por los cambios que presentan en la adolescencia y su aun falta de madurez, les cuesta adquirir el compromiso personal de cumplir con un compromiso o actuar de una forma adecuada, principalmente Gabriel. Lo positivo de esto es que conforme vayan creciendo, madurando y reflexionando sobre sus actos van a tener la noción de lo que es correcto, lo que no y lo que deben hacer.

3. Favorecer el desarrollo emocional y la autoestima a través del conocimiento de virtudes y defectos. En específico se desarrollarán estrategias para afrontar situaciones de estrés y generar confianza en los propios recursos. Además de fomentar la autonomía y generar un proyecto de vida a largo plazo.

Este último propósito fue el que los alumnos refieren como de lo más significativo del taller ya que valoraron algunas características de su persona las cuales no les parecían importantes y el realizar una reflexión sobre lo que quieren hacer en su vida les pareció de lo más importante ya que mencionaban que en ocasiones piensan lo que les gustaría hacer a futuro pero no se habían dado un tiempo para proponerse metas a corto, mediano y largo plazo.

La primera fase del taller de “Inteligencia emocional para favorecer las competencias para la vida en alumnos con problemas de aprendizaje”, se desarrolló a partir del 22 de noviembre con la modalidad de trabajo individual, la cual para el término de esta fase ya se había vuelto subgrupal, con la integración de un compañero de grupo de Gabriel, en quién también era de necesidad trabajar de forma más individualizada estos temas. A su vez el taller se desarrolló de forma grupal en el 3° “C”, grupo dónde reciben sus estudios los dos alumnos.

Las actividades que se aplicaron en la primera sesión fueron para el reconocimiento de emociones, su expresión y generar empatía hacia las de los demás. Durante ese primer tema visto para dar inicio al taller, y de acuerdo a los criterios de evaluación, Gabriel tiene un desempeño aceptable, obteniendo un resultado general del 75%. Los indicadores que fueron evaluados en esta sesión fueron:

  1. Identificación de emociones en el diario de emociones. El resultado en esta sesión fue: desempeño aceptable.
  2. Expresión de emociones: El resultado en esta sesión fue: desempeño aceptable.

Po otro lado el grupo de 3° “C” respondió con mucho interés al curso, participando y mostrando compromiso desde este comienzo, alcanzando el desempeño deseable y el objetivo completamente satisfecho con un resultado de 90%.

Para el segundo tema, la autorregulación, Gabriel mostró disposición al trabajo y realizó las actividades de acuerdo a lo indicado. Estos resultados son únicamente de la sesión individual ya que no se presentó el día de la clase en grupo. Para este tema el estudiante mejoró en los resultados de los criterios de evaluación, pasando de lo aceptable a bueno. En la sesión grupal, la clase fue muy fructífera, el grupo trabajo de acuerdo a lo solicitado, aprendieron a hacer una respiración correcta y fueron muy participativos en la clase, el grupo sigue mostrando un desempeño bueno logrando obtener el 95% de los criterios a evaluar.

Los indicadores que fueron evaluados en esta sesión son:

  1. Identificación de diferentes técnicas de relajación. El resultado en esta sesión fue: desempeño bueno.
  2. Reconocimiento de la importancia de la autorregulación. El resultado en esta sesión fue: desempeño bueno.
  3. Identificar los grados de enojo. El resultado en esta sesión fue: desempeño bueno.
  4. En la última sesión de esta primera fase, fue sobre el tema de manejo de situaciones de fracaso, desilusión y frustración. El alumno reflexionó sobre sus acciones y actitudes cuando está enojado y dio alternativas que puede aplicar para afrontarlas, sin embargo, en el resultado de evaluación de su desempeño bajo 20 puntos, obteniendo el 70% de un desempeño aun aceptable, esto a causa de su inasistencia a dos de las 6 clases individuales y subgrupales en las que se desarrolló el tema.

Los indicadores que fueron evaluados en esta sesión son:

  1. Identificación de alternativas para afrontar conflictos. El resultado en esta sesión fue: desempeño medio.
  2. Pone en práctica las alternativas. El resultado en esta sesión fue: desempeño medio.
  3. Identifica señales afectivas que le anuncian perder el control de sus emociones. El resultado en esta sesión fue: desempeño aceptable.
  4. Comprende la importancia de la autorregulación. El resultado en esta sesión fue: desempeño aceptable.

3° “C” continua demostrando su interés por el taller, cumpliendo con lo que se les solicita durante toda la clase, han sido muy participativos y diferenciaron el fracaso de la desilusión y frustración, a su vez analizaron casos de los mismos temas. Al término dieron ejemplos de alternativas y estrategias de afrontamiento. Su desempeño sigue siendo bueno continuando manteniendo el 95% del cumplimiento de los criterios de evaluación de desempeño.

Respondiendo a la pregunta ¿El taller favoreció la expresión, autorregulación y empatía a las emociones de los demás, en específico para el manejo de situaciones de fracaso, desilusión, y frustración? Diremos que:

Durante el desarrollo de las sesiones tanto el comportamiento de Gabriel como el de su grupo fue bueno por que participan, demuestran su interés, tienen disposición a las actividades, sin embargo, en la realización del trabajo durante las sesiones se notó que el alumno no siempre cumplía con lo que se le solicitaba, como hojas de colores porque se le olvida anotar la tarea, no se acuerda que hay clase, entre otras causas, eso ocasiona que el objetivo de las sesiones no impacte de la misma manera en el que al resto de grupo. La actitud de todos hasta este primer momento del taller ha sido buena, tienen un desempeño deseable que favorece la consolidación del objetivo de las sesiones.

A pesar de que al alumno le cuesta cumplir con lo que se le solicita demuestra tener interés por trabajarlo al igual que su grupo. Se ha favorecido en la consolidación de los temas vistos y el ambiente de trabajo ha sido favorable durante las sesiones.

La segunda fase de este taller fue a partir del 25 de enero del 2016 al 19 de febrero del mismo año. Se inició con el tema de valorar la diversidad cultural, social y lingüística. Cuando se vio el tema en clase, Gabriel se mantuvo apático durante la exposición, queriendo llamar la atención de los demás para distraer y no mostrando interés por lo que se explicaba, su actitud no fue la adecuada para aprender, en comparación con la de sus compañeros quienes tuvieron un desempeño deseable, identificando la diversidad que hay en México y el mundo, diferenciando lo cultural, social y lingüístico, valorándola. La actitud de Gabriel es reflejo de un mal momento que vive en casa donde, ha tenido constantes peleas con su hermano mayor quién lo agrede verbalmente y da amenazas.

Los indicadores que fueron evaluados en esta sesión fueron:

  1. Reconocimiento de la diversidad. El resultado en esta sesión fue: desempeño medio.
  2. Valorar la diversidad. El resultado en esta sesión fue: desempeño medio.
  3. Desarrollo de empatía por la diversidad. El resultado en esta sesión fue: desempeño medio.
  4. Valora la diversidad. El resultado en esta sesión fue: desempeño aceptable.

En el tema de la empatía y la relación armónica con los otros valorando la diversidad, la participación de Gabriel mejoró, sin embargo, no lo deseado ya que su actitud de disposición fue limitada para querer participar o cumplir con lo que se le solicitaba. En pláticas personales con el alumnos para reflexionar sobre su actitud en clase, el alumno comentaba que la situación con su hermano empeoró llegando a violencia física, ocasionando que saliera de su casa a desahogarse y se viera envuelto una vez más el mismo día en una pelea física, con un amigo.

Los indicadores que fueron evaluados en esta sesión fueron:

  1. Reconocimiento de la diversidad. El resultado en esta sesión fue: desempeño bajo.
  2. Valorar la diversidad. El resultado en esta sesión fue: desempeño bajo.
  3. Desarrollo de empatía por la diversidad. El resultado en esta sesión fue: desempeño bajo.
  4. Valora la diversidad. El resultado en esta sesión fue: desempeño medio.

El grupo expuso lo importante que es valorar la diversidad y respetarla poniéndose en los zapatos de los demás logrando consolidar satisfactoriamente los objetivos.

La comunicación asertiva fue un tema donde Gabriel participó dando ejemplos de la comunicación asertiva sin embargo todavía no diferencia bien de los otros tipos de comunicación. Los alumnos del 3° “C” aparte de aprender sobre la comunicación asertiva, la diferenciaron de la pasiva y agresiva relacionándola con personajes de caricaturas.

Los indicadores que fueron evaluados en esta sesión fueron:

  1. Identificación de la importancia de la comunicación asertiva. El resultado en esta sesión fue: desempeño aceptable.
  2. Diferenciar los tipos de comunicación. El resultado en esta sesión fue: desempeño bueno.

 En el tema de la importancia del trabajo colaborativo el alumno no cumplió con lo que se le había solicitado para realizar la actividad por “olvido” pero fue colaborativo al correr a socorrer a un alumno que se había accidentado durante la clase y demostró lo aprendido en la reflexión al cierre de la sesión. Su desempeño logro el 100% de los criterios a evaluar del tema.

Los indicadores que fueron evaluados en esta sesión fueron:

  1. Reconocimiento de la importancia del trabajo colaborativo. El resultado en esta sesión fue: desempeño bueno.
  2. Uso de la comunicación asertiva. El resultado en esta sesión fue: desempeño bueno.
  3. Realización de actividades de forma colaborativa. El resultado en esta sesión fue: desempeño bueno.

El grupo también se desempeñó de manera buena (desempeño deseable, objetivo completamente satisfecho) vinculó el trabajo colaborativo con el de la sesión anterior (comunicación asertiva). En los juegos cooperativos que realizamos, los alumnos pusieron en práctica lo visto en la primera parte de la explicación del tema. Se finalizó haciendo una reflexión a partir de un accidente que sucedió durante la clase.

Para finalizar la fase 2 se vio el tema de toma de acuerdos y negociación con otros, Gabriel tuvo un desempeño medio, ya que únicamente se presentó a la clase subgrupal, donde firmó una carta compromiso para obtener mejorar su desempeño escolar y responsabilidad para el próximo periodo de evaluación. Si el alumno no cumplía con lo establecido en dicha carta tendría como consecuencia el no poder asistir a un campamento de la Cruz Roja, misma que él estableció.

Gabriel no cumplió con lo solicitado en la carta a pesar de que se le brindó apoyo y oportunidad de regularizarse. Acepto la consecuencia de sus actos no asistiendo al campamento.

Los indicadores que fueron evaluados en esta sesión fueron:

  1. Se logró la toma de acuerdos a través de la negociación. El resultado en esta sesión fue: desempeño medio.
  2. Se respetó los puntos de vista de cada compañero al expresarse. El resultado en esta sesión fue: desempeño aceptable.
  3. Uso de la comunicación asertiva. El resultado en esta sesión fue: desempeño aceptable.
  4. Aceptación de la toma de acuerdo. El resultado en esta sesión fue: desempeño aceptable.

Los alumnos del grupo de 3° tuvieron una participación aceptable, expresando lo que no les gustaba de las sesiones para tomar acuerdos siguiendo los puntos previamente explicados para llegar a la misma.

Respondiendo a la pregunta ¿El taller favoreció para la toma de acuerdos en los alumnos, que aprendieran a defender sus derechos y opiniones, respetando las de los otros?

En esta fase el comportamiento de Gabriel no fue tan bueno como en el primero ya que mostraba resistencia a realizar algunas actividades por apatía. Su grupo sigue comportándose de manera adecuada. Como antes mencione el comportamiento de Gabriel no fue el esperado, impactando en el resultado de sus trabajos durante las sesiones en el que en el resto de grupo. La actitud de todos continua siendo buena, a pesar de que por momentos algunos alumnos se distraían.

Tanto Gabriel, como el grupo en el que estudia, muestran una disposición aceptable a las actividades que se llevaron a cabo en el taller, pero algunos alumnos, incluyendo a Gabriel les cuesta cumplir con el material solicitado para las sesiones, argumentando que es por olvido, como por ejemplo llevar su diario de emociones.

Para este segundo momento del taller debo aceptar que ya no fue tan sencillo el hacer que las sesiones fuera dinámicas y aunque en ocasiones los alumnos se distraían al finalizar las clases y ver las conclusiones podía determinar que los objetivos de los temas se cumplían en un 80%.

Gabriel comprendió los temas que se manejaron a lo largo de la fase, pero su actitud en grupo demostraba que no puede aplicarlo del todo en su vida diaria, ya que le cuesta aceptar seguir lo que indica la autoridad frente a los demás.

La última fase del taller inició el 22 de febrero y concluyó en el mes de marzo. Para iniciar esta fase se vio el tema del conocimiento de virtudes y defectos.Los alumnos realizaron con mucha disposición las actividades, ya que les gustó que relacionar las virtudes y defectos con la historia del “Yin y el Yang”. Gabriel fue participativo durante la sesión, expresando que le gustó el desarrollo de la misma y por el tema que se vio. El alumno expresa mayor agrado a las cosas cuando se le reconoce frente a los demás.

Los indicadores que fueron evaluados en esta sesión fueron:

  1. Favorecimiento del desarrollo emocional y autoestima a través del conocimiento de virtudes y defectos. El resultado en esta sesión fue: desempeño bueno.
  2. Se generó confianza en los recursos propios. El resultado en esta sesión fue: desempeño bueno.

El segundo tema a desarrollarse en esta fase fue: estrategias para afrontar situaciones de estrés, en esta sesión existió un conflicto con Gabriel ya que no estaba conforme con el equipo con el que le tocó trabajar para desarrollar la actividad después de la explicación del tema del estrés, por lo que decidió no hacer nada y mostrar actitudes no colaboradoras. Terminando la clase volví a platicar con el alumno para saber qué era lo que pasaba y el por qué toma actitudes negativas cuando estamos frente a grupo. El alumno sólo reconoció que hizo mal pero no sabe porque se pone así.

Los indicadores que fueron evaluados en esta sesión fueron:

  1. Reconocieron situaciones de estrés. El resultado en esta sesión fue: desempeño aceptable.
  2. Expresión de alternativas para su afrontamiento. El resultado en esta sesión fue: desempeño bajo.

El grupo de Gabriel inventó como parte de la planificación, productos alternativos para vender que funcionaran contra el estrés, al finalizar se realizó la conclusión dónde se determinó que el estrés puede afectar a cualquiera y se necesita más que productos milagrosos para poder superarlo y dieron ejemplos de lo que sí podría funcionar para su afrontamiento, como cuidar su respiración, habitos alimenticios, hacer ejercicio o algo que les gusta para distraerse.

El último tema para desarrollar de esta propuesta fue el proyecto de vida a largo plazo. En dicha sesión no se logró el propósito como se esperaba ya que el grupo se encontraba ansioso por la final del torneo de voleibol donde el grupo estaba próximo a jugar, ocasionando que quisieran terminar la sesión lo más rápido posible para poder salir al receso. Esta situación hizo que la conducta del grupo impidiera llevar la actividad en tiempo y forma y se generó estrés en el grupo. Gabriel al ser uno de los jugadores del equipo no atendió lo que se le solicitaba, molestándose y demostrando conductas no colaborativas.

Después en trabajo subgrupal se volvió a platicar con alumno sobre sus actitudes, donde el siempre demuestra reflexionar sobre lo que hace y acepta que debe mejorar pero que aún le cuesta su autocontrol. Ahí también se pudo concluir el tema de proyecto de vida para el alumno.

Los indicadores que fueron evaluados en esta sesión fueron:

  1. Favorecer el establecimiento de metas. El resultado en esta sesión fue: desempeño aceptable.
  2. Elaboración del proyecto de vida. El resultado en esta sesión fue: desempeño aceptable.
  3. Reconocimiento de la importancia del proyecto de vida. El resultado en esta sesión fue: desempeño bien

Respondiendo a la pregunta ¿El taller favoreció el desarrollo emocional y la autoestima de los alumnos a través del conocimiento de virtudes y defectos?

Para responder esta última pregunta compartiré la actividad de cierre que realicé con el alumno para dar un reporte de resultados del taller frente a su grupo.

Cuestionario de Gabriel

  • ¿Cómo era yo el año pasado? El año pasado era inquieto, grosero con mi maestra, no obedecía, me salía del salón y contestaba mucho.
  • ¿Qué es lo que más me marcó de este curso? Lo que más me marcó de este curso es que aprendí cosas nuevas como aprender, como identificar mis emociones y autocontrolarme, planear lo que quiero hacer a futuro. En la Cruz Roja he aprendido a valorar lo que tengo y ayudar a las personas más necesitadas.
  • ¿Qué debo trabajar de mi persona? Debo trabajar en cumplir, tengo que evitar explotar cuando algo me estresa o frustra siguiendo aprendiendo autocontrolarme.
  • ¿En qué he mejorado? He mejorado en que ya no soy inquieto, contesto menos a la maestra, obedezco y me controlo más, trato de autocontrolarme. También ahora me doy cuenta de lo empático que puedo llegar a ser porque me gusta auxiliar a personas tanto en la Cruz Roja como en la escuela.

Sus conclusiones fueron las siguientes:

  • “Con la película de “Intensamente” identifiqué las emociones como la alegría, tristeza, angustia, temor y enojo que es con la que a veces me identifico más”.
  • “Aprendí diferentes técnicas para autocontrolarme pero todavía me cuesta trabajo evitar exaltarme en algunas situaciones”.
  • “Trato de ser asertivo al expresarme, sin embargo, en ocasiones mi comunicación es agresiva porque me desespero o no entiendo a las otras personas”.
  • “Me he dado cuenta de lo empático que puedo llegar a ser. La Cruz Roja me ha servido para trabajar en ello, haciendo que me ponga en los zapatos del otro”.
  • “Realicé una carta compromiso de buen comportamiento y responsabilidad con mis tareas escolares, donde puedo rescatar que en ocasiones soy responsable, ya que hay veces que no puedo hacer lo que me piden, se me dificulta, se me olvida, y me cuesta trabajo aceptar la responsabilidad”.
  • “Lo que puedo hacer para mejorar es ver que se me dificulta y poner empeño para ya no fallar al comprometerme con algo”.
  • “Aprendí a ver mis virtudes y defectos y las de las otras personas. Esto me sirvió para valorarme más”.
  • “Lo positivo del proyecto de vida es que estoy planeando lo que voy a hacer en mi futuro y lo que quiero ser de grande”.
  • “Lo negativo es que algunas cosas no las podré hacer por falta de compromiso, como llegar a ser perito, si no cumplo con mis estudios esas metas podrían verse inalcanzable, pero mi maestra Marijo me ha dicho que esto no es un impedimento y voy a trabajar en ello para lograrlo”.

Los resultados mostrados son la evidencia con la que puedo comprobar el impacto que causo el taller en el alumno y como se vio favorecido su desarrollo emocional y autoestima al trabajar las virtudes que el alumno tiene y brindarle confianza en ellas.

Debo mencionar que para el desarrollo de la inteligencia emocional se deben tener ciertas habilidades en las personas para atender y percibir los sentimientos de forma apropiada y precisa, asimilándolos y comprendiéndolos de manera adecuada y teniendo la destreza para regular y modificar su estado de ánimo o el de los demás.

Tanto Gabriel como el grupo donde cursa el último año de secundaria demostraron que reconocen sus emociones, logrando alcanzar el primer propósito del taller. Identifican estrategias para modificar sus emociones, principalmente el enojo y así evitar explotar en las situaciones que les molestan.

Con la reflexión que realizaban los alumnos en el diario de emociones sobre las clases que se tenían, pude darme cuenta de que saben lo que pasa dentro de ellos, con sus emociones, los cambios a los que se enfrentan cuando pasan por diferentes situaciones y su capacidad de regular lo que sienten de forma eficaz.

Esta regulación emocional es lo que necesitan las personas para poder ser competentes para la vida, ya que les ayuda a visualizar un problema, poner en práctica los conocimientos pertinentes para resolverlo, reestructurarlos en función de la situación, así como extrapolar o prever lo que hace falta.

En este apartado concluyo que el trabajo de enseñar sea en cualquier nivel educativo siempre implica retos que enfrentar ya que por las características de los alumnos se tiene que estar en constante cambio para brindar la atención adecuada a cada uno. Estos retos no deben de asustarnos, al contrario debemos afrontarlos de manera positiva ya que son oportunidades para hacer mejores docentes, con mayores capacidades para aprender de nuestros errores.

 ¿QUÉ CONCLUYO SOBRE LA PROPUESTA APLICADA?

Esta propuesta didáctica integrada por tres fases de trabajo, “Expresión de emociones y autorregulación”, “Toma de acuerdos, defender derechos y opiniones, respetando las de los otros” y “Favorecer el desarrollo emocional y autoestima”, iban encaminadas a favorecer la autorregulación de las emociones y la autoestima de los alumnos y desarrollar competencias para la vida asociadas a la convivencia y manejo de situaciones. Considero que el alcance de estos objetivos fue exitoso porque los resultados obtenidos en el alumno Gabriel han generado un cambio en su persona, porque aunque es un alumno a quien todavía le cuesta regular sus emociones, lo reconoce y quiere ser mejor persona para llenar de satisfacciones a quienes lo rodean y demostrar lo lejos que puede llegar en su futuro. Es de resaltar que la comunidad educativa, refiriéndome al director de la escuela telesecundaria, la maestra del grupo 3° “C”, los compañeros de Gabriel, mi maestra tutora y la directora de la USAER, observan logros significativos en el alumno.

Una meta alcanzada fue lograr proyectar una participación del alumno en el cuerpo de paramédicos en un simulacro escolar al vincularlo en el voluntariado de la Cruz Roja. Servicio con el que ha cumplido cada sábado desde el mes de septiembre del 2015, abriéndole nuevas experiencias y visión de la vida.

También debo mencionar que para que la implementación de una propuesta de trabajo sea exitosa, debe existir un ambiente escolar favorable, de respeto y de buena comunicación. Con esto hago referencia a lo vital que es tener una buena relación entre el personal docente, administrativo, directivo y de servicios para brindar la mejor atención educativa a los alumnos tomando en cuenta el servicio de educación especial en todo momento y motivando al personal y estudiantado a trabajar con un modelo inclusivo.

Esta propuesta de trabajo al ir enfocada en las emociones de un alumnos, su autorregulación para manejar diferentes situaciones y mejorar su convivencia, requiere de mayor tiempo para que se puedan ver resultados, ya que dichos elementos son procesos muy largos que no se visualizan desde un principio, por ello que a veces pensamos que es algo dónde no se ven resultado pero simplemente son cuestiones que toman más tiempo en notarse.

He aprendido que en las escuelas para los maestros es un reto el trabajo con emociones ya que se suele enfatizar la educación en el aprendizaje y enseñanza de modelos de conductas correctas y pautas de acción deseables en una relación, dando escasa importancia a las emociones de sus alumnos, lo que implica la tendencia arraigada de manejar, hasta cierto punto controlar, el comportamiento de los alumnos sin atender a las emociones subyacentes a tales conductas, pero se tiene conocimiento de que las personas que controlan mejor sus emociones suelen ser más asertivas en el momento de enfrentar situaciones de fracaso, frustración, desilusión enojo, exitosas, competitivas, con mayores logros tanto personales como académicos, tienen una mejor comunicación con las personas, entre algunas cualidades. Los docentes debemos comprender y crear personas con una forma inteligente de sentir, generando ambientes de aprendizaje más equilibrados y motivarlos a sobreponerse de las adversidades para lograr alcanzar sus metas y sobretodo ser personas felices y plenas.

Referencias

Díaz – Barriga F. (2005). Enseñanza situada: vínculo entre la escuela y la vida. México: Mc Graw – Hill

Fernández-Berrocal, P. y Extremera, N. (2000). La inteligencia emocional como una habilidad. Revista Iberoamericana de la Educación, (ISSN: 1681-5653), 7.

Goleman, D. (1995). Inteligencia Emocional. Nueva York: Kairos.

Mora, J. y Aguilera, A. (2000). Dificultades de aprendizaje y necesidades educativas especiales. En J. Mora y A. Aguilera (Coords.) Atención a la diversidad en educación: Dificultades en el aprendizaje del lenguaje, de las matemáticas y en la socialización. Sevilla: Kronos.

SEP. (2011). Plan de estudios 2011. -: Subsecretaría de Educación Básica de la Secretaría de Educación Pública. México. SEP


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.