¿Cómo un estilo de socialización parental negligente afecta la educabilidad de un alumno ?

María del Rosario Reyes Anastasio

 El siguiente texto tiene por objetivo realizar un análisis de la experiencia de práctica docente en CAM, respondiendo a un cuestionamiento que surge  de la práctica en este servicio en relación con la teoría revisada en la asignatura de Familia y Proceso educativo de la licenciatura en educación especial, dicho cuestionamiento es ¿cómo un estilo de socialización parental negligente afecta el desarrollo de un alumno y limita su educabilidad?

Este ensayo surge a partir de analizar mi experiencia en el nivel de primaria segundo ciclo (  4°, 5° y 6°  ) en donde trabajé con un alumno que presenta muchos problemas en su socialización escolar y al irme relacionando poco a poco   con él  logré conocer a su madre  y  a su hermano ( quién asume el rol de padre )  y puede observar el estilo de socialización que tenían hacía el alumno  y la forma en la que éste afectaba a muchos procesos de interacción y autorregulación al momento de convivir con sus demás compañeros y maestros . Es aquí de donde surge mi interés por reflexionar en torno a la educabilidad , la socialización y la implicación que tiene la familia en estos conceptos.

 El desarrollo del documento se encuentra organizado en un inicio  por la descripción de la experiencia que viví con este alumno, posteriormente realizo un análisis de lo sucedido  al relacionarlo con la teoría  y finalmente en la conclusión    plasmo la postura que obtengo del análisis de la teoría  en relación a  la práctica.

En la siguiente parte del texto comienzo a describir la experiencia que viví  con un   alumno con el que trabajé en mi pasada jornada de práctica educativa en CAM.  Llamaremos a mi alumno Carlos, para cuidar su identidad.

Carlos  tenía 12 años de edad, presentaba Síndrome de Crouzon, este se caracteriza  por malformaciones en la cara y cráneo, según por la información que me brindó la maestra este alumno no presenta discapacidad intelectual,  sin embargo se encuentra algunas situaciones de rezago en las materias de español y matemáticas, tiene muchos problemas para la socialización con sus compañeros de CAM. Es un chico al cuál  le molesta que lo miren aunque sea por un segundo, pues cree que lo estás haciendo para molestarlo  o generar algún pleito con él, siempre está a la defensiva con todos, es un niño que reta a los adultos especialmente a los que no son de su familia (docentes, conserjes y sus compañeros de laboral), sí por alguna razón tienes  por accidente algún contacto físico con él  cree que lo haces con intención y de igual manera  busca generar un pleito. No sigue reglas  y  prefiere aislarse de sus compañeros. No tiene amigos y los chicos además deciden alejarse de él, porque cuando se enoja llega a decir muchas groserías y los chicos prefieren evitarse estas situaciones.

Asiste a la escuela con los materiales necesarios, si se pide algún material  de casa, cumple con él, sin embargo tiene una gran incidencia por faltar a clases y se pierde de muchas actividades que se desarrollan en el aula.

Carlos  acababa  de ingresar en el CAM, anteriormente asistía a otro, pero antes de ingresar a alguno de estos centros, asistía a escuela regular pero tuvo que ser transferido a un CAM, pues según me cuenta la docente de grupo, a pesar de que no existía algún diagnóstico de discapacidad, el niño era un “problema” para el docente quién ya no sabía de qué manera cambiar su conducta y el CAM decide aceptarlo para que no se quedara fuera del sistema educativo.  Estando dentro de CAM, surgieron muchos conflictos en relación a su conducta, la mamá decidió de nueva cuenta cambiarlo de escuela.

La educación de este alumno está a cargo de su mamá y de su hermano mayor quién funge muchas veces con el rol de papá, debido a que la señora no vive con el padre de sus dos hijos. El hijo mayor es quién da sustento a su madre y a Carlos , se dedica a arreglar aparatos electrónicos, por lo tanto es un trabajo del cual puede disponer mucho tiempo libre, considero relevante mencionar esto pues la mayoría de las veces cuando van a dejar al niño al CAM, se quedan a esperarlo hasta la hora de salida.

La mamá es una persona que tampoco socializa  con otros padres de familia, siempre esta platicando con su hijo, cuando se quedan a esperar a que salga el niño de clases. Ha tenido constantes desacuerdos con la docente de grupo, pues reclama toda situación que  Carlos  le cuenta que le pasa en el aula, inclusive si son situaciones accidentales la madre lo toma muy personal y no deja que la docente realice su trabajo, hasta cierto punto existe hostigamiento por parte de la mamá hacia la docente de grupo según pude observar, pues mientras permanecen en el CAM, quieren estar detrás del niño en todas las actividades que realiza , juzgan el trabajo de la maestra y muchas veces intervienen en los procesos que el niño debería realizar por sí mismo.  Pude observar que muchas de  las incidencias que ocurrían en el salón eran por causa del alumno y aunque se le trataba de explicar a la mamá acerca de cómo habían ocurrido las cosas, esta prefería darle la razón a su hijo y este no recibía regaño  alguno, esto pasaba por desapercibido.

Con el hermano mayor de este niño pasaba lo mismo, siempre defendía a su hermano y creía que eran los demás quienes molestaban a su hermano e iniciaban las discusiones con él. Este chico también socializaba poco con las demás personas en el CAM,  se mostraba  algunas veces molesto y no era amable con las demás personas.  En conclusión quiero referirme con lo descrito anteriormente,  que ambos hermanos y la madre tenían patrones de conducta muy parecidos en relación a la socialización y la autorregulación, creían que las demás  personas estaban a la defensiva con ellos y hasta cierto punto sobreprotegían al niño.

Ahora que he descrito un panorama de la familia y el alumno me gustaría describir una situación que ocurrió dentro del aula en un día de práctica.

Estábamos en el salón de clase, trabajando el tema del plato del buen comer, llevé recortes que ellos debían identificar de acuerdo a la organización del plato del buen comer (frutas, verduras, leguminosas, alimentos de origen animal etc.),  yo observaba como identificaban cada uno de los recortes y algunos me iban preguntando. El salón es muy pequeño y estábamos trabajando alrededor de una mesa, por lo cual estábamos muy reducidos, desde que comenzamos a identificar los recortes y pegarlos en donde correspondía,  Carlos  estaba peleando con un compañero pues decía que esos materiales eran de él y no se los prestaba, en realidad los materiales estaban a disposición de todos y también ya se había molestado con su compañero porque se estaba apropiando del material. Yo le pedía que compartiera a todos, pero él no me hizo caso. La sesión siguió transcurriendo y yo iba preguntando y observando el cuaderno de todos para ver si les faltaba mucho por terminar. Cuando le pregunté a Carlos, este se molestó y me dijo que el acabaría cuando él quisiera, yo sólo le pedí que no me respondiera de esa forma pues yo no había sido grosera con él. Finalmente el había estado muy molesto pues creía que ese día todos lo estábamos molestando, ocurrió una discusión con un compañero en donde llegaron a patearse debajo de la mesa, le pedí que se cambiara de lugar para evitar esa situación y le explique que además no era lo correcto. Al querer cambiarlo de lugar el dijo que yo insinuaba que él había empezado y que siempre hacíamos lo mismo, que le dábamos la razón a los demás pero a él no.

La docente que se encontraba observando cómo se desarrollaba  la clase, trato de hablar con él y le explicó que las cosas no eran así, sin embargo el seguía muy alterado y comenzó a retar a la maestra, ella se desesperó y se salió en busca de la directora para que viniera a tranquilizarlo. Llegó la directora, lo logró tranquilizar pero tuvo que pedir que entraran al aula la mamá y el hermano para que este se pudiera tranquilizar. Después de toda esta situación la madre habló más tarde con la directora y trato de darle la razón a su hijo cuando en realidad el inició la problemática a causa de su conducta y por no autorregularse.  La mamá estuvo muy en desacuerdo con la docente de grupo y a toda costa quería tener la razón.

La docente me comentó que había una particularidad con Carlos y su familia, pues cuando algunas veces han tenido mal entendidos y no los comprenden , Carlos deja de asistir por tiempo indefinido al CAM y así sucedió , dejó de asistir a la escuela por varios días, sin reportarse con la maestra y sin dar razón alguna.

Haré  ahora una pausa  para hablar acerca de la teoría la cual nos dice que pasa con la socialización familiar y como afecta a esta en la educabilidad de los alumnos. Pues depende en  gran medida ya que este es el primer núcleo social de los niños, donde aprenden diversas formas de comportamiento,  aprenden a interactuar con los demás y posteriormente puedan integrarse a la sociedad,  esta primera experiencia se lleva a cabo en la escuela.

La socialización familiar es el proceso a través del cual  el niño asimila conocimientos, actitudes , valores, costumbres , sentimientos y demás patrones culturales  ( Musito y Cava, 2001). Carlos solo vive con su mamá y su hermano, y pensando en lo esperado de un contexto familiar, se supondría que se le ha enseñado en este primer círculo social las formas de comportarse, de interactuar con los demás, las reglas, las normas , valores costumbres y la forma correcta de mostrar sus sentimientos, así como diferentes patrones culturales. Sin embargo lo que Carlos a aprendido es a no saber autorregularse, a pelear con los demás, sabe que su hermano y su mamá siempre le creen todo lo que él les diga y harán lo que  les pida, no sabe seguir normas pues en su casa es muy posible que no existan, lo que reflejas en la escuela es muy probable  que en casa ocurra.

Debido a las situaciones descritas en los párrafos anteriores en las cuales la mamá tampoco sabía autorregularse ante las diferentes problemáticas que sucedían, cito a Musito y Cava (2001), quienes han señalado  que uno de los objetivos fundamentales que la sociedad espera de la familia  es que sea capaz de enseñar a los hijos  a controlar sus impulsos para poder vivir en sociedad con otros seres humanos.

La mamá se la pasaba reclamando acerca de la conducta de Carlos o de lo que le sucedía en clase, él observaba que acusar a los demás no estaba mal, y no lo es siempre y cuando sea para hacer el bien, sin embargo eran muy insistentes y a veces exageraban las cosas, Carlos al mínimo roce que tuviera con alguien, para él ya lo habían golpeado a propósito y con mala intención.  Si esta autorregulación no la había en casa, no iba a ser posible que en la escuela fuera posible.

Una gran parte del interés por los estilos de socialización se explica por el deseo  de conocer qué forma de socializar o educar a los hijos es más eficaz,  sin embargo considero que no debemos de clasificar si es buena o mala, sino hay que informarnos cuál de ellos nos encontramos y  que beneficios aporta cada uno a la educación de los hijos. Existen cuatro estilos de socialización de padres a hijos según lo describen Musito y Cava (2001), me gustaría describir el estilo de socialización negligente el cuál considero que cumple con algunos aspectos que se presentan en la relación de la familia de Carlos en relación a él.

El  estilo  de socialización negligente se caracteriza por una escasa aceptación del hijo, poca implicación en su conducta y un bajo nivel de coerción e imposición de normas. Un estilo caracterizado  por la escasez tanto de afecto como de límites  (escasa supervisión y cuidado de los  hijos). Estos padres más que enseñar responsabilidad están privando a sus hijos de necesidades psicológicas fundamentales  tales como el afecto, el  apoyo y la supervisión. Cuando los hijos se comportan de manera adecuada se mantienen indiferentes, y cuando transgreden las normas  no dialogan con ellos ni tampoco  restringen su conducta mediante la coerción y la  imposición. Estos padres pueden describirse en general como padres que apenas supervisan la conducta de sus hijos, que interactúan y dialogan poco con ellos, que son poco afectivos , y que están muy poco implicados en su educación ( Musito y Cava , 2001).

Como describía en párrafos anteriores en relación a la forma en la que se relacionan la mamá y el hermano con Carlos, existe baja coerción e imposición de normas, no tiene límites y  es una familia  que no supervisa la conducta  de Carlos. Las consecuencias que implica este estilo de socialización en los hijos según Musitu y Cava es que son más testarudos y se implican en más discusiones, actúan impulsivamente y mienten más, tienen bajo logro académico y tienen más problemas emocionales ( miedo al abandono, falta de confianza en los demás, pensamientos suicidas, pobre autoestima, miedos irracionales , ansiedad y pobres habilidades sociales).

Mi interés es analizar este estilo de socialización y sus consecuencias, si bien considero que no existe un único estilo de socialización parental que encaje perfecto con cada  hijo,  se pueden realizar mejoras en la crianza. No se trata de señalar si un estilo de crianza es bueno o malo, sino de analizar que implicaciones tiene éste en la socialización de los alumno y así poder entender porqué se comportan de cierta manera.

Ahora bien, si analizamos el estilo de socialización negligente y el efecto que tiene en la educabilidad de este alumno, considero que es indispensable que hablemos  primeramente de este  concepto. Según López  y Tedesco (2002), la educabilidad es un conjunto de recursos, aptitudes o predisposiciones que hacen posible que un niño o adolescente pueda asistir exitosamente a la escuela. Al mismo tiempo invita a analizar cuáles son las condiciones  sociales que hacen posible que todos los niños y adolescentes accedan a estos recursos. Con lo citado anteriormente me quiero referir a que si bien es necesario que la familia brinde los recursos necesarios para asistir a la escuela llámese, útiles escolares, uniformes, transporte o el desayuno etc., también nos menciona que se deben tener ciertas predisposiciones y actitudes para que un niño pueda tener un logro exitoso en la escuela, es decir el apoyo que los padres brindan al alumno, los vínculos afectivos que le demuestran, el tiempo e interés que los padres dedican a las actividades escolares de sus hijos, las pautas que le permiten al hijo dentro del seno familiar para relacionarse con los demás  y todo esto también es parte de la socialización que desarrollan los padres en los hijos.

Además de lo material para poder estar en la escuela son necesarios aquellas habilidades sociales y actitudinales para poder estar dentro de un aula y convivir con los demás, si la familia no se lo brindó a Carlos es por eso que este se comportaba de la siguiente manera,  pues no cuenta con estas habilidades que le permitan desarrollarse en el ámbito educativo, pues puedo asegurar que tampoco significaba una buena experiencia asistir a una escuela donde constantemente existen conflictos y nadie se quiere relacionar contigo y este no solo es el problema del alumno sino en primera instancia de su familia y después de los demás círculos sociales que lo rodean, para que este también pueda desarrollarse plenamente.

Esta experiencia de práctica me causó mucho interés y conflicto pues no comprendía por qué sucedía esto, ahora lo tengo más claro, sé que son pautas que se dan dentro de la socialización familiar y si bien asumo la postura de que la familia es un factor predeterminante para la educabilidad  de los alumnos, también existen otras cuestiones como la resiliencia y los tutores invisibles que te puedes encontrar en el camino.  Pero cuando se tiene una carencia emocional, cuando no se han desarrollado habilidades sociales no le puedes exigir a un alumno que te de más de lo que no tiene. Es por ello que si bien es necesario que esto se logre en casa para reflejarlo en la escuela, dicho centro escolar también tiene la responsabilidad de generar situaciones que estimulen las habilidades sociales y la autorregulación para favorecer un desarrollo integral.

Propongo que en este proceso  de  “reeducabilidad” se involucre también a los padres pues según Whetten (1995)  el involucramiento de los padres en la escuela tiene consecuencias importantes no solamente para los estudiantes sino también para todo miembro de la familia. Los padres desarrollan actitudes más positivas hacia la escuela, están más involucrados en las actividades de la comunidad, desarrollan un mejor auto concepto, y se matriculan en otras actividades educacionales.

Sería pertinente desarrollar en una próxima jornada de CAM, actividades que impliquen el involucramiento de la familia de  Carlos para que puedan ver de qué manera suceden las cosas en el aula, pero más allá de observar el comportamiento del alumno, sino para que se den cuenta que pueden confiar en la escuela el proceso educativo de Carlos y se quiten ciertos prejuicios y podamos generar vínculos de trabajo colaborativo en beneficio de la educabilidad de Carlos. Y de esta manera ya no afecte más el estilo de socialización parental en relación al alumno. Sé que esto estará presente, sin embargo también es nuestro deber informar a la familia de estos estilos de socialización para que ellos puedan visualizar cual aporta beneficios a la educación de Carlos y cual no lo hace.

Finalmente la escuela puede ser agente de cambio, si sabemos a lo que nos enfrentamos y tomamos iniciativa por disminuir ciertas problemáticas, aunque parezca difícil debemos ser pacientes ante las formas de socialización de las demás personas pues es lo que aprendieron en casa, sin embargo esto se puede “reeducar” quizá en menor medida, pero no significa que  sea imposible.

 Referencias

  1. López Néstor y Juan Carlos Tedesco (2002). Las condiciones de educabilidad de los niños y adolescentes en América Latina. Documento para discusión versión preliminar. Buenos Aires. Instituto internacional de planteamiento de la educación. En http://www.monografias.com/trabajos28/educabilidad-niños-adolescentes-america-latina/educabilidad-ninos-adolescentes-america-latina.pdf
  2. Musito Gonzalo y María Jesús Cava(2001).” Socialización familiar: de padres a hijos y de hijos a padres”; en La familia y la educación, Barcelona, Octaedro.
  3. Whetten, Ph.D. Clifford L. ( 1995). “Padres de familia en la educación de sus hijos”, en Foro internacional. Escuela familia sociedad. México.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.