¿CÓMO SE RELACIONA EL AMBIENTE ESCOLAR Y LA EDUCACIÓN ESPECIAL?

CONTRERAS HUERTA JAMILETH CECILIA

HERNANDEZ JIMENEZ GABRIEL BALDEMAR

 

Dentro de todo plantel educativo, es importante que se genere un ambiente escolar apropiado, por lo que es necesario que cada individuo perteneciente a la institución cumpla con sus compromisos y obligaciones. De igual manera es importante tomar en cuenta que para lograr que la escuela trabaje unida, se deben considerar ciertos aspectos que a continuación plantearemos, las cuales propiciaran que las problemáticas se resuelvan de manera compartida.

Se entiende como ambiente escolar al “espacio en el cual los alumnos, docentes y padres de familia se desenvuelven, referente tanto a los espacios  físicos así como los espacios simbólicos que refieren a las relaciones y a la organización escolar, las estrategias de convivencia y que se propicie una mejor interacción entorno a los aprendizajes. Es necesario valorar el funcionamiento y la organización escolar dado que sin este ámbito se pueden generar problemas entorno a la enseñanza. En este se encuentran involucrados aspectos que propiciaran que los alumnos logren aprendizajes satisfactoriamente, tales como el clima de trabajo, el tiempo dedicado a la enseñanza, las reuniones de maestros, así como lo si cuenta la institución con un consejo técnico, la función que cumplan los directivos, la administración y manejo de los recursos y el tipo de relación que tenga la escuela con las familias del cuerpo estudiantil.” (Rodolfo Ramírez , 1999, pag. 35).

El clima de trabajo que se genere dentro de una institución hace referencia al compromiso de los docentes y directivos. Es necesario que se establezcan metas comunes, se respeten acuerdos y se intercambien experiencias.

Para crear un ambiente escolar favorable, es necesario tener un control del uso los tiempos, para poder implementarlos de la mejor manera posible  dentro de un periodo escolar determinado y dar cumplimiento completo a las actividades previamente planeadas con la finalidad de enriquecerlas y así lograr los aprendizajes esperados.

Un ejemplo de esto fue observado en la ayudantía a un preescolar de una zona de clase media, en el cual se organizaban los tiempos, de tal manera que las juntas de los maestros se realizaban al término de la jornada escolar y una vez que todos los alumnos ya se hubiesen retirado. Así favorecían que durante el horario de clases el tiempo dedicado a la enseñanza fuera efectivo.

Las reuniones escolares son cruciales para generar un ambiente escolar apropiado, por lo cual cada plantel establecerá las fechas para estas. En dichas reuniones se abordaran temas que favorezcan la organización escolar y la práctica docente compartiendo  experiencias, problemas y sus soluciones relacionados con la enseñanza. Se requiere que los docentes trabajen de forma cooperativa y así compartir sus estrategias las cuales ayudaran a la movilización de saberes en el alumnado.

La administración de los recursos es una responsabilidad de los directivos, por lo que deben vigilar que los materiales tengan un buen uso y se cuente con un lugar apropiado para tenerlos resguardados. También es necesario que hablen respecto al manejo de los recursos con los docentes, para que se lleguen a acuerdos, reglas y tiempos de uso. De esta manera todos deben ser  responsables de su cuidado. Por ejemplo, en la visita a un CENDI se observó que había un cuidado muy responsable de todos los materiales que los alumnos utilizaban, cada aula tenía una temática diferente de trabajo y por lo tanto contaban con materiales específicos según lo que se fuera a trabajar, por ejemplo el salón de cantos y juegos, el salón de artes plásticas, etc. Todos los docentes debían conocer los materiales de cada salón con los cuales debían trabajar, tenían la indicación de no permitir que los recursos cambiaran de aula, y se procuraba llevar un registro de los materiales que se empleaban y las cantidades exactas, de igual manera la directora realizaba recorridos por la escuela para observar como trabajan los alumnos con los materiales y al término de cada jornada revisaba que todo estuviera completo y en su respectivo lugar,  además de pedir a los docentes reportar cuando un material sufría daños, se rompía o si hacían falta nuevos, para que ella posteriormente identificara si era necesario solicitar más recursos.

Otras labores con las cuales deben cumplir los directivos y el supervisor, son coordinar, evaluar, vigilar y orientar todos los procesos que ocurren en la escuela. La función directiva implica visitar los salones para tomar contacto con las prácticas docentes y los procesos de enseñanza. Por ejemplo, en la visita al CENDI se pudo observar que la directora realizaba visitas a las aulas de clase para evaluar los comportamientos de los docentes, los avances de los niños y determinar si el uso de los recursos eran los adecuados y así mismo orientar a los docente en situaciones que no pueden controlar o no se efectuaran correctamente; al término de  un dia de clases la directora realizaba una junta para planificar actividades con los docentes y de esta manera ellos le comunicaran las situaciones y conductas que surgieron en las clases.

Un aspecto fundamental en todo ambiente escolar apropiado es el asegurarse de mantener una buena relación con la familia de los alumnos, por lo que la escuela debe buscar métodos para involucrar a los padres en las actividades tanto académicas como las relacionadas con el mejoramiento del edificio escolar, el desarrollo de sus hijos y de esta manera propiciar que el aprendizaje en los alumnos sea beneficiado. La familia y la escuela debe trabajar en conjunto para que el alumnado mejore y cumpla de manera eficiente y fácil en las  actividades escolares y por lo que se deben implementar estrategias que informen de forma concreta, frecuente y suficiente a los padres, con el propósito de invitar a involucrase con las actividades educativas. Un ejemplo de esto se pudo observar en el nivel de preescolar, en el cual la estrategia que utilizaban para tener una relación y comunicación con los padres continuamente, era que al término de cada jornada de clases, permiten el acceso de los padres de familia al plantel para recoger a sus hijos hasta el salón de clases, en ese momento los docentes pueden hablar con los padres, intercambiar vivencias referentes al desarrollo del alumno y así retroalimentarse respecto a situaciones académicas y familiares. De igual manera aprovechan esta cercanía para hablar de las actitudes, conductas y comportamientos de los niños y poder hacer aclaraciones de cualquier duda que los padres presenten, además de informar sobre futuras actividades.

Ya hemos hablado de las características con las cuales consta el ambiente escolar, pero además de estos aspectos que propician que el funcionamiento de la institución sea óptimo, es necesario crear un ambiente adecuado para el desarrollo de todo individuo, y que las diferencias individuales de cada alumno no sean  motivo de exclusión, por lo que es necesario ir más allá de  los aspectos curriculares y buscar crear culturas escolares inclusivas que permitan  accesibilidad universal a una educación de calidad.

Para dar una aproximación al tema, nos adentramos a definir lo que es cultura escolar, la cual hace referencia a que “la persona se construye al interactuar socialmente  al colocarse en el lugar de otros, como producto de tal proceso la persona íntegra a sí mismo al otro, generalizando el conjunto de experiencias que resultan relevantes y significativas para un grupo social” (Berteley, 2000).

Esto quiere decir que cada institución escolar cuenta con sus propias normas y comportamientos, al igual que comparten experiencias y costumbres que se generan mediante la convivencia y la interacción entre los individuos, de esta manera cada institución cuenta con sus propios códigos. Pero al hablar de culturas escolares inclusivas nos adentramos al hecho de propiciar un ambiente equitativo, justo y organizado dentro tanto del salón de clases, como a nivel institucional, creando métodos y procesos con el fin de mejorar la respuesta educativa.

La ausencia de organización, la falta de creación de ajustes razonables y una planeación didáctica adecuada desarrollará barreras para el aprendizaje tanto a nivel escolar como áulicas. Por lo tanto se debe fomentar que la escuela se convierta en un espacio donde la diversidad pueda apreciarse y practicarse como un aspecto de la vida cotidiana y de enriquecimiento para todos (SEV, 2013). , es decir, que por medio de ésta se aprenda a conocer a las personas, identificando como tal los comportamientos, actitudes y el pensamiento de cada individuo, de tal manera que se desarrollen aspectos que sirvan para impulsar el crecimiento de un ambiente de tolerancia, fomentando el respeto, la comunicación, la paciencia, la solidaridad y la comprensión, teniendo como resultado un ambiente de convivencia en el cual todos los individuos aprendan a relacionarse y desarrollarse plenamente.

Para concluir destacamos que todos los planteles educativos deben de tener la función de propiciar una ambiente escolar propicio para el aprendizaje y la inclusión de cada uno de los individuos pertenecientes a la institución, por lo que al haber tanta variedad y diversidad de necesidades, las escuelas deben buscar la manera de adaptar los recursos de una manera estratégica, para brindar el bienestar y desarrollo no solo de un alumno, sino de todos los que formen parte del plantel. De esta manera además de obtener que los alumnos continúen con su permanencia en la institución, lograrán favorecer un ambiente competente para cualquier individuo que presente una discapacidad o se encuentre en una situación de vulnerabilidad y que así todos tengan las mismas oportunidades de aprendizaje, convivencia y desarrollo.

Referencias

  • Berteley Busquets, M. (2000).”Conociendo nuestras escuelas. Un acercamiento etnográfico a la  cultura escolar”. México, Paidós.
  • SEV (2013). Guía Práctica para los Servicios de Educación Especial Estatal en el Proceso de Educación Inclusiva. Departamento de Educación Especial Estatal.
  •  Ramírez R., Rodolfo (1999). Organización y funcionamiento de la escuela. En Antología de gestión educativa. México, SEP.

AMBIENTE ESCOLAR E INCLUSIÓN EDUCATIVA

Marilyn Lileth Guzmán Cortés

Cinthia Guadalupe García Ramírez

Ana Laura Ávila Camacho

En este escrito hablaremos sobre el ambiente escolar y explicaremos cada uno de los factores que participan dentro de éste, a su vez mencionaremos la importancia de que el docente de educación especial se vea involucrado en dicho ambiente para favorecer la inclusión educativa. El ambiente escolar es el resultado de un conjunto de elementos que brinda las condiciones de posibilidad necesarias para el buen desarrollo de las actividades escolares, Ramírez (1999) identifica los siguientes rasgos como centrales:

Clima de trabajo: se refiere a que el personal de la escuela cumpla con sus compromisos laborales y que se propicie una buena convivencia para el logro de los propósitos educativos, y a su vez se genere una buena colaboración donde se den propuestas para mejorar la calidad educativa de la institución. Un ejemplo que podemos encontrar sobre el clima de trabajo es una escuela en donde los maestros informalmente comparten algunas de sus estrategias didácticas que les han dado buenos resultados y las que no han sido tan funcionales, ya que de esta manera pueden mejorar su práctica docente mediante la retroalimentación de sus experiencias.

Tiempo efectivo para la enseñanza: muchas veces hay actividades extraescolares que al realizarse restan tiempo que puede ser utilizado para la enseñanza, es por esto que se necesita organizar bien los tiempos para que se utilicen adecuadamente. Es necesario que los docentes optimicen el tiempo durante toda la jornada y si es necesario realicen adecuaciones a las actividades planeadas.

Reuniones de maestros: son espacios favorables para comentar experiencias, problemas y soluciones relacionados con la enseñanza, así como para proponer objetivos comunes y diseñar estrategias de acción. Sin embargo en dichas reuniones a veces no se suelen tener claros los propósitos ni los medios para alcanzarlos, por lo que es muy importante tomar en cuenta estos aspectos y a su vez evitar que se modifique el horario y se altere la rutina para que se mantenga un buen control de maestros y alumnos y así estas reuniones sean benéficas y no afecten el tiempo dedicado a la enseñanza.

Función directiva: el trabajo que ejerce el director de la institución es dirigir coordinarla, vigilar que se cumpla con los planes de trabajo y de manera eficaz alentar a los docentes a realizar una buena labor educativa. El director debe supervisar los recursos con los que cuente la escuela y asegurarse del buen uso de éstos. Una situación asociada a este rasgo se dio en una escuela primaria en donde ante la ausencia de una figura directiva los maestros y los alumnos no respetaban los tiempos de entrada y dejaban de lado sus obligaciones.

Administración de recursos: consideramos de gran importancia que se debe realizar un inventario para conocer los materiales y recursos económicos con que cuenta la escuela para así poder darles un buen manejo. Esta administración también consiste en establecer espacios donde puedan adquirir dichos materiales y recursos fácilmente y sin restricciones. Por ejemplo que se les dé un buen uso a los libros con que cuentan en la biblioteca de aula, el cuidado de su botiquín, y que se les brinde a los alumnos un espacio donde puedan guardar sus libros de texto y algunos otros materiales que utilicen durante las actividades escolares. Otro aspecto que nos parece importante es  dar a conocer a los distintos actores educativos con cuáles recursos cuenta la escuela y para qué actividades están  destinados.

Relación entre la escuela y la familia: es importante que los padres estén informados sobre las actividades de la escuela y lo que se espera que aprendan sus hijos, que se les brinde la oportunidad de participar en la enseñanza, principalmente la escuela tiene que tener la iniciativa de acercarse a ellos dándoles información sobre lo que los maestros proponen y piensan hacer durante el curso, generando de esta manera la colaboración de las familias y éstas a su vez no sólo se acerquen a la institución cuando hay reuniones de padres, sino que su participación dentro de la escuela sea de manera activa; por ejemplo, en un preescolar, algunos padres de familia aprovechaban la hora de la salida para preguntar sobre las actividades que han realizado o se van a realizar, mostrando su apoyo e interés en la educación de sus hijos, en este ejemplo podemos encontrar que es necesario la vinculación entre la escuela y los padres de familia ya que esto nos permitirá afianzar más la relación con los alumnos y el logro de sus aprendizajes.

Derivado de lo anteriormente expuesto se concluye que el ambiente escolar tiene efectos importantes en los procesos escolares. Nos interesa resaltar que como docentes ya sea de educación regular o de educación especial debemos fomentar la inclusión en el ambiente escolar.  Consideramos, que el docente debe llevar a cabo una serie de actividades para obtener un diagnóstico del ambiente escolar de la institución donde labora, para así analizar los aspectos a trabajar dentro de ésta. Dicha tarea queda plasmada en el plan de trabajo que la ruta de mejora escolar establece. Ésta se refiere al “planteamiento dinámico que hace patente la autonomía de gestión de las escuelas, es el sistema de gestión que permite al plantel ordenar y sistematizar sus procesos de mejora.” (SEP, 2014).

 Una de las finalidades que tiene la labor del docente de educación especial es brindar las herramientas para que se promuevan y fomenten la aceptación hacia la diversidad y generen la accesibilidad a la educación y aprendizaje pensando siempre en las necesidades e intereses de todos los alumnos, especialmente los que se encuentran en riesgo de vulnerabilidad educativa.  Es preciso que se fomente una educación inclusiva, la cual favorecerá las oportunidades para los alumnos y junto con toda la comunidad escolar se forje un entorno constituido por una buena comunicación, confianza, valores y prácticas docentes en donde todos los alumnos participen y aprendan en equidad de condiciones (SEV, 2013).

Por lo tanto, la intervención del directivo liderando a toda su comunidad escolar partirá de eliminar o minimizar aquellas barreras para el aprendizaje y la participación asociadas al contexto escolar (SEV, 2013).  Por esto es imprescindible tener un diagnóstico del ambiente escolar que se desarrolla en una escuela identificando aquellos elementos que se vinculan cercanamente con las prácticas escolares inclusivas.

Concluimos que el ambiente escolar es de gran importancia en los procesos escolares y si este es favorable los alumnos lograrán desarrollarse de manera adecuada y los diversos actores educativos tendrán una convivencia armónica. El docente de educación especial juega un papel activo dentro del ambiente escolar y una de sus funciones será desarrollar estrategias que mejoren dicho ambiente enfocado hacia la inclusión, buscando cambiar las actitudes de la comunidad escolar sobre ciertos grupos que sufren vulnerabilidad para que así crear culturas escolares inclusivas, sumándose a esta labor alumnos, docentes, autoridades y padres de familia.

 

Referencias

 Ramírez R., Rodolfo (1999). Organización y funcionamiento de la escuela. En Antología de gestión educativa.  SEP, México.

SEV (2013). Guía Práctica para los Servicios de Educación Especial Estatal en el Proceso de Educación Inclusiva. Departamento de Educación Especial Estatal.

SEP. (2014). Orientaciones para establecer la Ruta de mejora escolar. Subsecretaría de Educación Básica, México.

EDUCACIÓN ESPECIAL Y EDUCACIÓN INCLUSIVA: LA IMPORTANCIA DE LA ATENCIÓN EDUCATIVA A ALUMNOS EN SITUACIÓN DE VULNERABILIDAD

ZURITH N. HERNÁNDEZ M.

DEHILY Y. RODRÍGUEZ A.

MAYRA GUADALUPE GOMEZ SEGURA.

MARILYN LILETH GUZMÁN CORTÉS

 

La cultura escolar se manifiesta en las costumbres y reglas explícitas o implícitas que la comunidad educativa adopta, este concepto alude a una trama significativa creada y recreada por la interacción social compuesta de códigos, encuadres y universos simbólicos irrepetibles compartidos por una comunidad escolar específica (Berteley, 2000).

Referente a este tema podemos comentar una experiencia de nuestra visita a  un preescolar en una zona de clase media urbana, en donde  se observó que tienen la costumbre de dejar pasar a los padres de familia a la hora de salida con el objetivo de tener una buena vinculación con ellos y para que estén enterados sobre el desempeño, el comportamiento y tareas de sus hijos; en comparación hay otros preescolares  en que se restringe el acceso a los padres de familia y solo permiten recoger a los niños en la reja, a menos que la maestra de grupo los requiera y sean citados a una entrevista.

Otra experiencia donde se refleja la cultura escolar particular de un centro educativo lo tenemos en nuestra misma licenciatura en educación especial, pues al iniciar nuestra carrera los alumnos de nuevo ingreso tenemos un recibimiento por parte de directivos, docentes y alumnos. No es la típica novatada por parte de alumnos de semestres superiores, en nuestra Licenciatura se tiene la costumbre de darnos una bienvenida en la que convivimos, jugamos y comemos, lo cual hace único e irrepetible este evento dentro de la misma BENV pues en otras licenciaturas si acostumbran dar novatadas con bromas pesadas.

El tema de la cultura escolar tiene vinculación con el de educación inclusiva, que es un enfoque que abarca un conjunto de prácticas educativas que buscan atender a la diversidad del alumnado fomentando que todos aprendan con equidad. La cultura escolar inclusiva tiene como centro el respeto hacia la diversidad, teniendo como referencia un contexto escolar en el que haya igualdad de participación y posibilidades de aprendizaje para todos.

Una cultura escolar inclusiva se genera por la participación de todos los actores escolares e implica que haya actitudes, comportamientos y prácticas afines a la inclusión. Se trata de  “promover la participación en el juego y el aprendizaje de los niños, esto se logra gracias a la colaboración de todos los integrantes de la institución, todos realizan una actividad indispensable para fomentar la inclusión” (Booth, Ainscow y Kingston, 2006). Un ejemplo claro de esto es una experiencia de práctica que se muestra a continuación. El registro se retoma de una visita que se realizó a un preescolar de zona clase media urbana:

“En un salón de clases donde se encuentra David, un niño con discapacidad motriz, al realizar una actividad deportiva todos los niños participaban y eran cordiales en el juego y la maestra en todo momento fue inclusiva con David, pues lo incluía en la actividad como uno más. Un punto clave fue que la maestra fomentaba que todos participaran y convivieran, por lo que el grupo retomaba esta actitud y se relacionaban adecuadamente con su compañero.”.

La educación inclusiva es la base de la inclusión dentro de una sociedad, su fin es educar a la comunidad escolar sobre la igualdad y la justicia para todos, un aspecto muy importante y que forma parte de la inclusión es la educación especial, ésta “se orienta a mejorar las condiciones de funcionamiento como organizaciones de funcionamiento como organización, equipamiento y accesibilidad de los planteles de educación inicial y básica y de los servicios de educación especial” (SEP, 2013). Esta educación se enfoca a personas con discapacidad, transitoria o definitiva, así como para aquellas con aptitudes sobresalientes; atenderá a los educandos de manera adecuada a sus propias condiciones, con equidad social incluyente y con perspectiva de género.

Una experiencia que nos hace reflexionar sobre la importancia de la cultura escolar inclusiva es la siguiente:  “En un jardín de niños, en el salón en que hice mi observación participante pude observar que en el salón que me tocó estar no había ningún alumno con discapacidad sin embargo se encontraban unos niños cuyos nombres eran “Paco”,” “Hugo” y “Vero“. Estos niños presentaban problemas de conducta, desde que iniciamos las clases estaban muy inquietos al realizar las actividades que la maestra pedía se distraían con mucha facilidad. En lo particular me llamó la atención el caso de “Paco” ya que era un niño muy activo y tenía mucho interés por realizar lo que la maestra pedía. Sin embargo la maestra no ponía atención en eso, ella se enfocaba en su «problema de conducta». Cuando salimos al patio de la escuela participamos en un juego llamado » La locomotora» en que había que formar grupos. Cuando “Paco” intentaba integrarse con el resto de sus compañeros la maestra en lugar de apoyarlo y animarlo a realizar el juego, lo excluía diciendo que debía estar apartado por su «tamaño» ya que era un niño un poco » gordito» y podía tirar a sus compañeros. Durante todo el juego la maestra hizo comentarios negativos sobre el como que «Paco siempre hacia las cosas mal» y no sólo la maestra hacía estos comentarios también la asistente escolar y sus compañeros.”

En el caso mencionado anteriormente podemos notar que el alumno llamado “Paco” se encuentra en condición de vulnerabilidad, esto quiere decir que se encuentra en situación de desventaja con respecto a los factores sociales que influyen en su vida, a pesar de no presentar una discapacidad como tal. Debido a esto surgen algunas barreras en el aprendizaje y la participación (BAP). Entendemos por BAP a los factores y obstáculos del contexto y de la respuesta educativa que dificultan o limitan el pleno acceso a la educación y las oportunidades de aprendizaje (SEV, 2013). Como ya sabemos las barreras pueden ser de distintos tipos. En el caso de “Paco” encontramos barreras relacionadas a la práctica docente y las interacciones en el grupo pues la dinámica del grupo y el estilo de enseñanza de la maestra no favorecían la participación y el aprendizaje de todos. La educación inclusiva no es exclusiva del docente en educación especial, tampoco de los maestros de educación regular, sino que debe ser parte de una cultura colaborativa que involucra a toda la comunidad escolar.

Como ya se había mencionado la educación especial se enfoca en la atención de alumnos que presentan no solo alguna discapacidad o aptitudes sobresalientes, sino en aquellos que tengan necesidades educativas específicas asociadas a algún contexto que los haga vulnerables. Por ejemplo, cuando un niño presenta una discapacidad motriz y tiene problemas de accesibilidad, la función del docente de educación especial tendrá por objetivo mejorar su situación escolar minimizando barreras para el aprendizaje y la participación y dando los apoyos específicos a sus necesidades.

En este sentido hay vinculación de la Educación Especial con la Educación Inclusiva la cual se define como: “Una educación de calidad para todos, sin distinción, como respuesta a la creciente exclusión social y educativa de la población en situación de vulnerabilidad” (SEP, 2013). Esta no solo se enfoca simplemente en alumnos con necesidades educativas específicas, sino que hace énfasis en aquellos que están excluidos, marginados o en riesgo de estarlo y en dar respuesta educativa a la diversidad de los alumnos. Entendemos por vulnerabilidad educativa al “conjunto de condiciones (materiales y simbólicas, de orden objetivo y subjetivo) que delimitan el vínculo de escolarización de un alumnos” (D.G.C.E, 2011). Los alumnos en situación de vulnerabilidad enfrentan situaciones de riesgo o discriminación que les impiden alcanzar mejores niveles de vida” (SEV, 2013). Es por eso que la vulnerabilidad educativa se relaciona algunas veces con las necesidades específicas que los alumnos requieren debido a su discapacidad o aptitudes sobresalientes.

Con respecto a todo lo abordado anteriormente podemos concluir que contar con una cultura escolar inclusiva es fundamental para que los alumnos que presentan necesidades específicas tengan la oportunidad de acceder a tener una educación de calidad y acorde a sus requerimientos específicos. Incluir a todos los alumnos en el sistema educativo y lograr que aprendan lo máximo posible es una tarea compleja, pero no por ello se debe renunciar a este objetivo. El desarrollo de culturas escolares inclusivas requiere un proceso con cambios importantes, no sólo favoreciendo la integración de niños con discapacidad a la escuela regular, sino promoviendo la calidad de la enseñanza para todos, en especial que aquellos en situación de vulnerabilidad o exclusión. La educación es un instrumento esencial para transformar la sociedad y como docentes de educación especial tenemos que involucrarnos en este cambio.

 Referencias

 Berteley Busquets, M. (2000). “Conociendo nuestras escuelas. Un acercamiento etnográfico a la cultura escolar”. México, Paidós.

 Booth, T., Ainscow, M. y Kingston D. (2006) Index para la inclusión: desarrollo del juego, el aprendizaje y la participación en educación infantil Reino Unido, CSIE

 Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires. (2011). “Definiciones de vulnerabilidad educativa”. Serie Planeamiento, Investigación y Estadística /3.

 SEP. (2013). Acuerdo 684. Diario Oficial.

 SEP (2013). Acuerdo 711. Diario Oficial.

 SEV (2013).Guía Práctica para los Servicios de Educación Especial Estatal en el Proceso de Educación Inclusiva. Departamento de Educación Especial Estatal. SEV.