EDUCACIÓN ESPECIAL Y EDUCACIÓN INCLUSIVA: LA IMPORTANCIA DE LA ATENCIÓN EDUCATIVA A ALUMNOS EN SITUACIÓN DE VULNERABILIDAD

ZURITH N. HERNÁNDEZ M.

DEHILY Y. RODRÍGUEZ A.

MAYRA GUADALUPE GOMEZ SEGURA.

MARILYN LILETH GUZMÁN CORTÉS

 

La cultura escolar se manifiesta en las costumbres y reglas explícitas o implícitas que la comunidad educativa adopta, este concepto alude a una trama significativa creada y recreada por la interacción social compuesta de códigos, encuadres y universos simbólicos irrepetibles compartidos por una comunidad escolar específica (Berteley, 2000).

Referente a este tema podemos comentar una experiencia de nuestra visita a  un preescolar en una zona de clase media urbana, en donde  se observó que tienen la costumbre de dejar pasar a los padres de familia a la hora de salida con el objetivo de tener una buena vinculación con ellos y para que estén enterados sobre el desempeño, el comportamiento y tareas de sus hijos; en comparación hay otros preescolares  en que se restringe el acceso a los padres de familia y solo permiten recoger a los niños en la reja, a menos que la maestra de grupo los requiera y sean citados a una entrevista.

Otra experiencia donde se refleja la cultura escolar particular de un centro educativo lo tenemos en nuestra misma licenciatura en educación especial, pues al iniciar nuestra carrera los alumnos de nuevo ingreso tenemos un recibimiento por parte de directivos, docentes y alumnos. No es la típica novatada por parte de alumnos de semestres superiores, en nuestra Licenciatura se tiene la costumbre de darnos una bienvenida en la que convivimos, jugamos y comemos, lo cual hace único e irrepetible este evento dentro de la misma BENV pues en otras licenciaturas si acostumbran dar novatadas con bromas pesadas.

El tema de la cultura escolar tiene vinculación con el de educación inclusiva, que es un enfoque que abarca un conjunto de prácticas educativas que buscan atender a la diversidad del alumnado fomentando que todos aprendan con equidad. La cultura escolar inclusiva tiene como centro el respeto hacia la diversidad, teniendo como referencia un contexto escolar en el que haya igualdad de participación y posibilidades de aprendizaje para todos.

Una cultura escolar inclusiva se genera por la participación de todos los actores escolares e implica que haya actitudes, comportamientos y prácticas afines a la inclusión. Se trata de  “promover la participación en el juego y el aprendizaje de los niños, esto se logra gracias a la colaboración de todos los integrantes de la institución, todos realizan una actividad indispensable para fomentar la inclusión” (Booth, Ainscow y Kingston, 2006). Un ejemplo claro de esto es una experiencia de práctica que se muestra a continuación. El registro se retoma de una visita que se realizó a un preescolar de zona clase media urbana:

“En un salón de clases donde se encuentra David, un niño con discapacidad motriz, al realizar una actividad deportiva todos los niños participaban y eran cordiales en el juego y la maestra en todo momento fue inclusiva con David, pues lo incluía en la actividad como uno más. Un punto clave fue que la maestra fomentaba que todos participaran y convivieran, por lo que el grupo retomaba esta actitud y se relacionaban adecuadamente con su compañero.”.

La educación inclusiva es la base de la inclusión dentro de una sociedad, su fin es educar a la comunidad escolar sobre la igualdad y la justicia para todos, un aspecto muy importante y que forma parte de la inclusión es la educación especial, ésta “se orienta a mejorar las condiciones de funcionamiento como organizaciones de funcionamiento como organización, equipamiento y accesibilidad de los planteles de educación inicial y básica y de los servicios de educación especial” (SEP, 2013). Esta educación se enfoca a personas con discapacidad, transitoria o definitiva, así como para aquellas con aptitudes sobresalientes; atenderá a los educandos de manera adecuada a sus propias condiciones, con equidad social incluyente y con perspectiva de género.

Una experiencia que nos hace reflexionar sobre la importancia de la cultura escolar inclusiva es la siguiente:  “En un jardín de niños, en el salón en que hice mi observación participante pude observar que en el salón que me tocó estar no había ningún alumno con discapacidad sin embargo se encontraban unos niños cuyos nombres eran “Paco”,” “Hugo” y “Vero“. Estos niños presentaban problemas de conducta, desde que iniciamos las clases estaban muy inquietos al realizar las actividades que la maestra pedía se distraían con mucha facilidad. En lo particular me llamó la atención el caso de “Paco” ya que era un niño muy activo y tenía mucho interés por realizar lo que la maestra pedía. Sin embargo la maestra no ponía atención en eso, ella se enfocaba en su “problema de conducta”. Cuando salimos al patio de la escuela participamos en un juego llamado ” La locomotora” en que había que formar grupos. Cuando “Paco” intentaba integrarse con el resto de sus compañeros la maestra en lugar de apoyarlo y animarlo a realizar el juego, lo excluía diciendo que debía estar apartado por su “tamaño” ya que era un niño un poco ” gordito” y podía tirar a sus compañeros. Durante todo el juego la maestra hizo comentarios negativos sobre el como que “Paco siempre hacia las cosas mal” y no sólo la maestra hacía estos comentarios también la asistente escolar y sus compañeros.”

En el caso mencionado anteriormente podemos notar que el alumno llamado “Paco” se encuentra en condición de vulnerabilidad, esto quiere decir que se encuentra en situación de desventaja con respecto a los factores sociales que influyen en su vida, a pesar de no presentar una discapacidad como tal. Debido a esto surgen algunas barreras en el aprendizaje y la participación (BAP). Entendemos por BAP a los factores y obstáculos del contexto y de la respuesta educativa que dificultan o limitan el pleno acceso a la educación y las oportunidades de aprendizaje (SEV, 2013). Como ya sabemos las barreras pueden ser de distintos tipos. En el caso de “Paco” encontramos barreras relacionadas a la práctica docente y las interacciones en el grupo pues la dinámica del grupo y el estilo de enseñanza de la maestra no favorecían la participación y el aprendizaje de todos. La educación inclusiva no es exclusiva del docente en educación especial, tampoco de los maestros de educación regular, sino que debe ser parte de una cultura colaborativa que involucra a toda la comunidad escolar.

Como ya se había mencionado la educación especial se enfoca en la atención de alumnos que presentan no solo alguna discapacidad o aptitudes sobresalientes, sino en aquellos que tengan necesidades educativas específicas asociadas a algún contexto que los haga vulnerables. Por ejemplo, cuando un niño presenta una discapacidad motriz y tiene problemas de accesibilidad, la función del docente de educación especial tendrá por objetivo mejorar su situación escolar minimizando barreras para el aprendizaje y la participación y dando los apoyos específicos a sus necesidades.

En este sentido hay vinculación de la Educación Especial con la Educación Inclusiva la cual se define como: “Una educación de calidad para todos, sin distinción, como respuesta a la creciente exclusión social y educativa de la población en situación de vulnerabilidad” (SEP, 2013). Esta no solo se enfoca simplemente en alumnos con necesidades educativas específicas, sino que hace énfasis en aquellos que están excluidos, marginados o en riesgo de estarlo y en dar respuesta educativa a la diversidad de los alumnos. Entendemos por vulnerabilidad educativa al “conjunto de condiciones (materiales y simbólicas, de orden objetivo y subjetivo) que delimitan el vínculo de escolarización de un alumnos” (D.G.C.E, 2011). Los alumnos en situación de vulnerabilidad enfrentan situaciones de riesgo o discriminación que les impiden alcanzar mejores niveles de vida” (SEV, 2013). Es por eso que la vulnerabilidad educativa se relaciona algunas veces con las necesidades específicas que los alumnos requieren debido a su discapacidad o aptitudes sobresalientes.

Con respecto a todo lo abordado anteriormente podemos concluir que contar con una cultura escolar inclusiva es fundamental para que los alumnos que presentan necesidades específicas tengan la oportunidad de acceder a tener una educación de calidad y acorde a sus requerimientos específicos. Incluir a todos los alumnos en el sistema educativo y lograr que aprendan lo máximo posible es una tarea compleja, pero no por ello se debe renunciar a este objetivo. El desarrollo de culturas escolares inclusivas requiere un proceso con cambios importantes, no sólo favoreciendo la integración de niños con discapacidad a la escuela regular, sino promoviendo la calidad de la enseñanza para todos, en especial que aquellos en situación de vulnerabilidad o exclusión. La educación es un instrumento esencial para transformar la sociedad y como docentes de educación especial tenemos que involucrarnos en este cambio.

 Referencias

 Berteley Busquets, M. (2000). “Conociendo nuestras escuelas. Un acercamiento etnográfico a la cultura escolar”. México, Paidós.

 Booth, T., Ainscow, M. y Kingston D. (2006) Index para la inclusión: desarrollo del juego, el aprendizaje y la participación en educación infantil Reino Unido, CSIE

 Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires. (2011). “Definiciones de vulnerabilidad educativa”. Serie Planeamiento, Investigación y Estadística /3.

 SEP. (2013). Acuerdo 684. Diario Oficial.

 SEP (2013). Acuerdo 711. Diario Oficial.

 SEV (2013).Guía Práctica para los Servicios de Educación Especial Estatal en el Proceso de Educación Inclusiva. Departamento de Educación Especial Estatal. SEV.

LOS RETOS AL CREAR CULTURAS ESCOLARES INCLUSIVAS

Gabriel B. Hernández Jiménez

Semíramis Hernández Sánchez

Gala T. Palacios Rebolledos

Abner Levi Martínez Valdés.

Astrid Morales Baizabal

Vania Belén Rodríguez Rocha

 

 La cultura escolar es la manifestación de las condiciones sociales y culturales del entorno en la vida escolar, las formas de relacionarse y comunicarse, “es una trama significativa creada y recreada por la interacción social compuesta de códigos, encuadres y universos simbólicos irrepetibles compartidos por una comunidad escolar específica”. (Berteley, 2000).

La interacción de los actores educativos como son maestros, padres de familia y alumnos está determinada por la cultura escolar, y de ésta dependen varios aspectos significativos que impactan en el aprendizaje, como docentes de educación especial nos son relevantes aquellos elementos que favorecen la inclusión.

La inclusión educativa se refiere a ‘la mejora de la participación de todos los niños y adultos implicados en un centro supone hacer un análisis detallado de cómo se puede reducir las barreras en el juego del aprendizaje y la participación de cualquier niño y de cómo ayudar a que los centros respondan mejor a la diversidad de niños y jóvenes que hay en su entorno’’ (Booth, Ainscow y Kingston, 2006).

Esto nos lleva a reflexionar acerca del cambio que debe existir en los procesos educativos mediante la creación culturas escolares inclusivas para ‘’dar educación de calidad a todos, sin distinción, como respuesta a la creciente exclusión social y educativa de la población en situación de vulnerabilidad’’ (SEP, 2013). La inclusión educativa requiere la participación de todos sus actores sociales: padres de familia, maestros, estudiantes y sociedad, para minimizar o eliminar las barreras que se presentan dentro de los contextos en las que la personas en situación de vulnerabilidad se desarrollan.

El apoyo a la diversidad no solo se trata únicamente de brindar apoyos especializados sino que va más allá de eso, se trata de crear condiciones en la organización escolar para que todos participen y aprendan en igualdad de condiciones. Esto nos lleva a conocer las funciones de la educación especial “la cual se orienta a mejorar las condiciones de funcionamiento, organización, equipamiento y accesibilidad de los planteles de educación especial, así como la profesionalización de los asesores técnicos, del personal directivo y docente, y la participación de las familias que tienen hijos con discapacidad o aptitudes sobresalientes y con ello identificar y atender a una mayor cantidad de alumnos que requieren de mayores apoyos.” (SEP, 2013).

Si bien la educación especial se enfoca a personas con problemas en el aprendizaje, trastornos en el desarrollo, discapacidad o aptitudes sobresalientes también apoyará los fines de la educación inclusiva. La educación especial en el proceso de la educación inclusiva buscará eliminar barreras de aprendizaje que son los factores y los obstáculos del contexto y de la respuesta educativa que dificultan o limitan el pleno acceso a la educación y las oportunidades de aprendizaje. Encontramos barreras en la cultura escolar, en los proceso de organización del centro, en las practicas concretas del aula, fuera de la escuela, en las familias y las comunidades (SEV, 2013).

Para eliminar dichas barreras se pone en marcha planes de ajustes razonables. Con este último concepto nos referimos a “las modalidades y adaptaciones necesarias y adecuadas que no impongan una carga desproporcionada o indebida, cuando se requieran en un caso particular para garantizar a las personas con discapacidad en goce de ejercicios en igual de condiciones con las demás, de todos los derechos humanos y libertades fundamentales” (SEV, 2013).

Al favorecer la inclusión el profesor debe desarrollar experiencias educativas en las cuales participen todos y responder así a la diversidad de su alumnado. Un ejemplo específico será que se promuevan actividades donde los niños interactúen, socialicen y aprendan a unirse como grupo. Recuerdo que cuando estaba en el kínder había algunas diferencias entre los compañeros. La maestra nos hizo quitarnos los zapatos y cambiar de lugar en tres segundos y teníamos que ponernos los zapatos que estuvieran en dicho lugar, ¡Era difícil caminar con zapatos que no eran míos! Después nos explicó que así como tenemos diferentes pies, tenemos diferentes situaciones en la vida que nos hacían tener cierta personalidad o actitudes, y debemos comprender, respetar y tener paciencia con los demás “poniéndonos en sus zapatos”. Aunque era pequeña aprendí que debía apoyar siempre a mi grupo.

Rescatando experiencias de práctica en la que se requieren cambios que fomenten la creación de culturas escolares inclusivas, tenemos el caso de “Elisa”, una niña que nos tocó observar en preescolar, a ella se le habían dado las herramientas y atención necesarias para desarrollar sus capacidades, ya que a sus 4 años ya sabe leer perfectamente, sabe contar y hacer sumas sencillas, sin embargo debido a un cambio de domicilio ingresó a otro preescolar y en su nueva escuela no le daban seguimiento a sus competencias curriculares y ritmo de aprendizaje por lo que ha empezado a aburrirse, a perder el interés por asistir a clases, y a ser participativa como lo hacía en sus antigua escuela.

Otro caso sería el de “Dania”, también de preescolar, es una niña diagnosticada con TDAH, ella es muy inteligente aunque preste muy poca atención, tiene buena memoria y capacidad de relacionar y buscar solución a los problemas que se le plantean, pero aún no ha tenido el apoyo necesario para canalizar su hiperactividad en actividades de aprendizaje. Otro ejemplo sería el de “Pedro” que asiste a una primaria y tiene discapacidad motriz y utiliza silla de ruedas, sus compañeros lo discriminaban así que su maestro habló con ellos para explicarles la situación del niño y además ha pedido que se adecúen los accesos a la institución por medio de rampas, señalamientos, etc.

El apoyo a la diversidad no solo se trata de un apoyo personal, sino que va más allá de eso, primeramente se trata de realizar cambios en la organización escolar y posteriormente a nivel áulico, creando condiciones en las cuales puedan participar y aprender todos.  Por ejemplo, en la escuela de “Toño” hay compañeros que no desayunan en su casa, por situaciones de economía, o por la falta de atención de padres y esto implica una problemática para el aprendizaje. El consejo técnico de esta escuela ha buscado soluciones gestionando el apoyo del DIF estatal para que les faciliten los desayunos.  Esta acción promueve una cultura escolar inclusiva. Como sabemos todos tenemos derecho a la educación, la inclusión promueve que el trato que se da las personas vulnerables sea equitativo.

En conclusión podemos decir que uno de los retos de la educación especial es fomentar la mejora en escuelas desde su dimensión organizacional hasta curricular para apoyar la creación de culturas escolares inclusivas asegurando así una educación de calidad. Otra meta específica será participar en la inclusión escolar de las personas con necesidades específicas así como eliminar las barreras que se presentan en los contextos en el cual ellos se desarrollan.

Referencias

Berteley Busquets, M.(2000). “Conociendo nuestras escuelas. Un acercamiento etnográfico a la cultura escolar”. México, Paidós.

 Booth, T., Ainscow, M. y Kingston,D. (2006). Índex para la  inclusión: desarrollo del juego, el aprendizaje y la participación en la educación infantil reino unido, CSIE.

 SEP.  (2013). Acuerdo número 684. Diario Oficial de la Nación.

 SEV. (2013) . Guía práctica para los servicios de educación especial estatal en el proceso de educación inclusiva. Departamento de educación especial estatal. SEV.

VÍNCULOS ENTRE LA EDUCACIÓN ESPECIAL Y LA EDUCACIÓN INCLUSIVA: LA CREACIÓN DE CULTURAS ESCOLARES INCLUSIVAS

Ana Laura Ávila Camacho

Betsy Soto Pérez

En este escrito se desarrollarán reflexiones sobre las culturas escolares inclusivas y su importancia en el logro de una educación de calidad. Para comenzar partimos del concepto de cultura escolar. Esta se define como un “conjunto de experiencias que resultan relevantes y significativas para un grupo social en un contexto escolar institucionalizado, y ésta a su vez sobredetermina la constitución de los actores sociales así como sus prácticas y discursos” (Berteley, 2000). Por otro lado la inclusión escolar implica “la mejora de la participación de todos los niños y adultos implicados en un centro. Supone hacer un análisis detallado de cómo se pueden reducir las barreras en el juego, el aprendizaje y la participación de cualquier niño y de cómo ayudar a que los centros respondan mejor a la diversidad de niños y jóvenes que hay en su entorno” (Booth, Ainscow, y Kingston, 2006).

De aquí se concluye que los procesos escolares que favorecen la inclusión deben impactar en el desempeño e interacción de todos los actores educativos para lograr condiciones de igualdad y respeto que favorezcan el aprendizaje y la participación de todos en la escuela. Por lo tanto, una cultura escolar inclusiva abarca todas aquellas actitudes, valores, prácticas, comportamientos que generan condiciones favorables para el acceso, permanencia y logro de aprendizajes de todos los alumnos con énfasis en aquellos que están en condiciones de vulnerabilidad.

La cultura escolar inclusiva al ser una urdimbre de elementos simbólicos y prácticas concretas se puede observar en diversos elementos de una escuela. A continuación explicaremos aquellas actitudes, valores y prácticas educativas que se asocian a las culturas escolares inclusivas.

Comenzando por las actitudes y valores afines a la inclusión, haremos referencia a la diversidad. Un claro ejemplo de éste es el que los actores educativos eviten agredir ya sea física o emocionalmente a sus compañeros, y a la vez promuevan actitudes de compañerismo y tolerancia.  Partiendo de valorar la diversidad de los alumnos un docente debe de propiciar condiciones de igualdad en el aula ya que todos deben ser tratados equitativamente y tener las mismas oportunidades de participación y desarrollo.

Algunos otros valores importantes en una cultura escolar inclusiva son la empatía y la solidaridad. Tener empatía nos proporciona condiciones para convivir armónicamente en la escuela. Un maestro que promueva este valor en clase enseñará con el ejemplo sobre la importancia de estar en estrecha vinculación con nuestros semejantes a pesar de la diferencia.  Respecto al valor de la solidaridad en las escuelas debe de haber iniciativas que lo fomenten mediante prácticas concretas, por ejemplo al llegar la temporada de invierno invitar a los alumnos, padres de familia y maestros a donar cobijas y ropa de invierno, la cual será entregada a las comunidades donde el frío es muy intenso y los habitantes tienen muy pocos recursos económicos para satisfacer sus necesidades en esta temporada.

Dentro de las prácticas y comportamientos afines a la cultura escolar inclusiva, en primer lugar, encontramos la socialización, ya que la escuela es el lugar donde los niños establecen sus primeras relaciones fuera del ámbito familiar y es aquí donde desarrollan gran parte de su personalidad. La socialización es vital para los niños, ya que deben sentirse pertenecientes a un grupo donde todos son iguales. Una experiencia de práctica que rescato sobre este tema es lo que observé en un CENDI, donde hay grupos de lactantes, maternal y preescolar, las maestras a la hora del recreo promueven la convivencia entre todos los alumnos e incluso cuando algún niño cumple años y la madre de éste desea festejarlo con sus compañeros, no solamente participan en la fiesta los niños que van en el salón del cumpleañero, sino que la invitación la extienden a los demás salones.

Es importante eliminar la discriminación en las escuelas, se trata de un proceso difícil pero no imposible, para ello hay que implementar actividades de sensibilización y empatía hacia los demás, así como promover la interacción de todos los actores escolares y fomentar una sana convivencia sin prejuicios. Rescato el ejemplo de “A.”, una niña con autismo, que asiste a una escuela primaria en primer grado. Ella no interactúa con sus compañeros, normalmente está callada y tiene dificultades en el aprendizaje. Su maestra “Juanita” la incluye en todas las actividades y les explica a sus compañeros que deben convivir con ella. La maestra también tiene vinculación con su familia para que la apoyen y motiven a superar limitaciones. Cabe mencionar que la maestra ha estado preparándose para poder ayudar adecuadamente a esta alumna y gracias a la atención que le brinda se han notado avances en el aprendizaje de “A.” Analizando esta experiencia debemos comprender que como docentes no debemos limitar a nuestros alumnos con prácticas docentes que no favorezcan la inclusión.

En nuestro país la niñez tiene varios grupos con vulnerabilidad, dentro de éstos podemos encontrar a las personas con aptitudes sobresalientes, los que tienen alguna discapacidad, trastorno en el desarrollo o dificultad en el aprendizaje, los que viven en pobreza, los niños que trabajan, los niños indígenas que tienen otra cultura y lengua, los niños migrantes, y los jóvenes que estudian la secundaria, ya que en este nivel es donde se presenta una gran deserción escolar.

El impulsar la inclusión y mejora de la educación para todos es un objetivo del sistema educativo mexicano. En los principios pedagógicos del actual plan de estudios de básica se encuentra uno que se aboca a “Favorecer la inclusión para atender la diversidad”. En este principio pedagógico se menciona que la educación es un derecho fundamental y una estrategia para ampliar las oportunidades, instrumentar las relaciones interculturales, reducir las desigualdades entre grupos sociales, cerrar brechas e impulsar la equidad. Los docentes debemos de apoyar este fin atendiendo la diversidad y minimizando o eliminando barreras para el aprendizaje y la participación.” (SEP, 2011).

Esto nos lleva a dilucidar las relaciones entre educación especial y educación inclusiva. La educación especial se orienta a “mejorar las condiciones del funcionamiento, organización , equipamiento y accesibilidad de los planteles de educación inicial, básica y de los servicios de educación especial, así como la profesionalización de los asesores técnicos, del personal directivo y docente y la participación de las familias que tienen hijos con discapacidad o actitudes sobresalientes, y con ello identificar y atender a una mayor cantidad de alumnos que requieren de  mayores apoyos “ (SEP, 2013).

Al hablar de educación inclusiva, aludimos a “la educación de, calidad a todos, sin distinción, como respuesta a la creciente exclusión social y educativa de la población en situación de vulnerabilidad”. De aquí analizamos que los fines de la educación inclusiva son más amplios que los de la educación especial, ya que la primera no solamente incluye a las personas con discapacidad y aptitudes sobresalientes, sino que involucra a todas las poblaciones en situación de vulnerabilidad y exclusión. De aquí podemos decir que la educación especial apoya algunos procesos escolares de la educación inclusiva.

Concluimos diciendo que es una prioridad para el sistema educativo mexicano garantizar el acceso a una educación básica de calidad, gratuita y en igualdad de condiciones. Para atender la diversidad de los alumnos los maestros tenemos que realizar los ajustes razonables en función de las barreras identificadas en los contextos (social, escolar, áulico y familiar) y prestar los apoyos específicos necesarios a las personas con discapacidad, o los planes de enriquecimiento curricular dirigidos a alumnos con aptitudes sobresalientes. Esta respuesta educativa implicará diversas acciones que deben de llevarse a cabo de manera vinculada entre los maestros de la educación inicial, básica y especial. Finalizamos diciendo que “es indispensable que la educación básica y la educación especial en conjunto, se organicen y tomen acuerdos para favorecer escenarios basados en los derechos humanos y el respeto a la dignidad humana, en los que cualquier alumno, independientemente de sus condiciones de desarrollo intelectual, social, emocional y físico pueda aprender.” (SEP, 2013).

Referencias

Berteley Busquets, M.(2000). “Conociendo nuestras escuelas. Un acercamiento etnográfico a la cultura escolar”. México, Paidós.

 Booth, T., Ainscow, M. y Kingston,D. (2006). Índex para la  inclusión: desarrollo del juego, el aprendizaje y la participación en la educación infantil reino unido, CSIE.

 SEP. (2011). Principios. Pedagógicos que sustentan el plan de estudios. Acuerdo 592. México, SEP.

 SEP. (2013) acuerdo 711. Diario Oficial de la Nación

 SEP.  (2013). Acuerdo número 684. Diario Oficial de la Nación.

 SEV. (2013) . Guía práctica para los servicios de educación especial estatal en el proceso de educación inclusiva. Departamento de educación especial estatal. SEV.