Diseño de propuestas didácticas para la atención de alumnos con discapacidad intelectual que impactan en las competencias para la vida.

América Tonagcin Jiménez González

 El presente ensayo tiene como objetivo mostrar una experiencia de trabajo docente en donde se favorecieron las competencias para la vida para la atención de alumnos con discapacidad intelectual.

Primeramente un docente no solo es transmisor de conocimientos, es quien guía y acompaña en el aprendizaje de los alumnos, teniendo el compromiso de formar ciudadanos que el día de mañana puedan desenvolverse dentro de una sociedad, cumpliendo con sus responsabilidades y haciendo valer sus derechos. El objetivo principal en la educación básica es formar ciudadanos democráticos, críticos y creativos que requiere la sociedad mexicana en el siglo XXI, desde las dimensiones nacional y global, que consideran al ser humano y al ser universal. Esta situación no es ajena a las personas con discapacidad intelectual, quienes a pesar de enfrentar diversos retos, deben de adquirir aprendizajes significativos para poder implementarlos en su vida cotidiana logrando el desarrollo de las competencias para la vida con la finalidad de formar personas independientes que puedan tener una calidad de vida.

Por ello es importante retomar los conocimientos, habilidades, actitudes y valores hacia la consecución de objetivos concretos; que van más allá del saber, saber hacer o saber ser; manifestándose en la acción de manera integrada (SEP, 2011).

Primeramente antes de plantear los objetivos los cuales se quieren alcanzar en una intervención didáctica, es importante realizar una evaluación para saber de dónde se partirá el trabajo. Por otra parte es importante tener presente que el poseer conocimientos o habilidades, no significa ser competente; se les debe de enseñar a emplear esos saberes en su vida cotidiana, encaminado a que el alumno logre adquirir las competencias para la vida que marca el plan de estudios 2011; las cuales son las siguientes:

  1. Las competencias para el aprendizaje permanente. Para su desarrollo se requiere: habilidad lectora, integrarse a la cultura escrita, comunicarse en más de una lengua, habilidades digitales y aprender a aprender. Como personas nos encontramos en constante aprendizaje por lo que es importante fomentar que los alumnos se vuelvan autodidactas y ello sean impulsores de su propio aprendizaje; ya que se observa que dentro de las aulas se sigue dando una enseñanza tradicionalista en donde el docente se vuelve en transmisor de conocimientos y el alumno en un receptor.
  2. Competencias para el manejo de la información. Su desarrollo requiere: identificarlo que se necesita saber; aprender a buscar; identificar, evaluar, seleccionar, organizar y sistematizar información; apropiarse de la información de manera crítica, utilizar y compartir información con sentido ético. Se debe de guiar al alumno para que aprenda a seleccionar la información así como saber interpretarla, realizando un análisis para poder interiorizarla.
  3. Competencias para el manejo de situaciones. Para su desarrollo se requiere: enfrentar el riesgo, la incertidumbre, plantear y llevar a buen término procedimientos; administrar el tiempo, propiciar cambios y afrontar los que se presenten; tomar decisiones y asumir sus consecuencias; manejar el fracaso, la frustración y la desilusión; actuar con autonomía en el diseño y desarrollo de proyectos de vida.
  4. En ocasiones como docentes nos preocupamos más por ver los cometidos y dejamos a un lado el proyecto de vida de los alumnos, se debe de tener en cuenta que el porcentaje de deserción escolar cada vez es más grande. El que los alumnos tengan claro que es lo que quiere alcanzar; les ayudara a tener sus propias expectativas de superación personal y lo cual permite que realicen acciones conforme a sus objetivos.
  5. Competencias para la convivencia. Su desarrollo requiere: empatía, relacionarse armónicamente con otros y la naturaleza; ser asertivo; trabajar de manera colaborativa; tomar acuerdos y negociar con otros; crecer con los demás; reconocer y valorar la diversidad social, cultural y lingüística. Al formar parte de una sociedad siempre tendremos que relacionarnos con las demás personas, por lo que debemos de favorecer las relaciones interpersonales entre los alumnos.
  6. Competencias para la vida en sociedad. Para su desarrollo se requiere: decidir y actuar con juicio crítico frente a los valores y las normas sociales y culturales; proceder a favor de la democracia, la libertad, la paz, el respeto a la legalidad y a los derechos humanos; participar tomando en cuenta las implicaciones sociales del uso de la tecnología; combatir la discriminación y el racismo, y conciencia de pertenencia a su cultura, a su país y al mundo. Dentro del aula se deben de fomentar los valores así como actuar con el ejemplo.

Para el logro de dichas competencias es importante ser un mediador del aprendizaje. Cada docente tiene su propia forma de enseñanza, pero siempre es importante responder ¿Qué?, ¿Cómo? y ¿Para qué enseñar? Cuando se trabaja con personas que tienen discapacidad intelectual los retos son mayores, pues se debe garantizar una atención pertinente y diversificada. Es por esto que las competencias para la vida son una adecuada orientación para el diseño de propuestas didácticas que realmente impacten en las competencias de los alumnos.

Primeramente diremos que una propuesta didáctica es:

“El proceso que integran a la enseñanza de los contenidos con las estrategias de aprendizaje, de ahí que para su elaboración se debe seleccionar el proceso didáctico que mejor dé respuesta a la atención de los alumnos que presentan necesidades educativas especiales, con o sin discapacidad” SEP, 2012, p.17)

Esta propuesta tiene un sentido formativo ya que al establecer una relación entra la práctica educativa y la reflexión sobre la experiencia, permite cuestionar que es lo que si funciona y lo que se puede mejorar siempre teniendo como propósito el logro de aprendizajes significativos.

En la atención a alumnos con discapacidad intelectual, es central reconocer sus necesidades específicas. Para comenzar diremos que la discapacidad intelectual se caracteriza por tener limitaciones significativas tanto en el funcionamiento intelectual como en la conducta adaptativa tal y como se ha manifestado en habilidades conceptuales, sociales y prácticas. Esta discapacidad se origina antes de los 18 años (AAIDD, 2012).

Como hemos visto un constructo central es la conducta adaptativa, entendida como el conjunto de habilidades conceptuales, sociales y prácticas que han sido aprendidas por las peonas para funcionar en su vida diaria.

Haciendo un análisis entendemos que las habilidades de la conducta adaptativa y las competencias para la vida se complementan, y permiten el diseño de propuestas didácticas acordes con las necesidades del alumnado con discapacidad intelectual que tienen vinculación con lo propuesto en el plan de estudios 2011. En este sentido se retomó para trabajar el proyecto de vida de los alumnos, del cual surgió un taller de preparación de alimentos, donde sus objetivos eran favorecer la conducta adaptativa de los alumnos y desarrollar habilidades pre-laborales para lograr su inclusión laboral

Dentro del taller de preparación de alimentos se diseñaron actividades para poder logara los objetivos planteados; por lo cual dichas actividades se dividen en tres ejes que se mencionaran a continuación:

En el primer eje se trabajan las habilidades conceptuales como lo era la lectura y escritura, manejo del concepto de dinero y seguimiento de reglas; primero se daba a conocer la receta de cocina con la cual se trabajaría durante la semana, al identificar los ingredientes que se utilizarían se les entregaba un folleto de los productos de dos tiendas diferentes y así ellos comparaban los diferentes precios para realizar un estimado del dinero que se invertiría en las compran. Posteriormente haciendo uso de las TIC la transcribían a computadora teniendo como producto un recetario digital (ver anexo).

En el segundo eje se trabajaban las habilidades prácticas y pre-laborales, que se favorecían principalmente en la preparación de alimento por medio de la receta, mantenimiento del hogar, autocuidado, manejo de agendas y establecimiento de rutinas. Para ello se colocaba en una cartulina las recetas que se elaborarían cada semana, la asistencia de los alumnos y la fecha de pago (ver anexo).

Y por último, en el tercer eje se trabajaban las habilidades sociales, cuyo objetivo principal era el desarrollo de la autoestima y las relaciones interpersonales, para ello se realizaba la venta del producto, al terminar se hacia el corte de caja para ver las ganancias y dependiendo la asistencia que tenían durante los días de trabajo era el sueldo que recibían.

Dicha propuesta didáctica la implemente durante tres meses, se tuvieron resultados favorables en los alumnos; al trabajar la conducta adaptativa de los alumnos que son habilidades para funcionar en la vida; con este trabajo también se impactó en el desarrollo de las competencias para vida de los alumnos.

El aprendizaje permanente, durante el taller se favorecieron las habilidades del pensamiento lo cual permite que el alumno pueda aprender por sí mismo; el manejo de la información se manejó por medio de la interpretación que ellos tenía sobre lo aprendido, poder compartirlo con lo demás, motivar a que ellos tuvieran la iniciativa de buscar recetas, consultar o prever cual les convenían más para economizar.

El majeo de situaciones se trabajó por medio del proyecto de vida, en el cual los alumnos debían tomar sus propias decisiones para manejar su vida y pensando a futuro que es lo ello quieren lograr.

Por ultimo las competencias para la convivencia se favorecieron por medio de las habilidades sociales, pues se fomentaron las relaciones interpersonales, así como saber expresar sus emociones a los demás.

Aunque queda mucho por trabajar si se logró encaminar estas habilidades para lograr una inclusión laboral, pues no solo esta trabajar teniendo presente que lo debemos de preparar para poder responder a las situaciones que se le presenten en su vida al donde aplique los conocimientos aprendidos creando un ciudadano reflexivo.

Uno de los retos como docente es seguir preparando a alumnos por lo que es importante que sigamos desarrollando habilidades docentes para poder brindar una atención de calidad.

Referencias bibliográficas

  • Grosman, H. J. (1983). Clasificació en retraso mental. Washington, D. C: Asociación Americana de deficiencia mental.
  • SEP, (2011). Plan de Estudios de Educación Básica. México: SEP.
  • Ouane, Adama (2008). La creación de sistemas educativos que ofrezcan oportunidades para el aprendizaje a lo largo de toda la vida. Ginebra: CONFINTED

LA LECTOESCRITURA EN PERSONAS CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL

DALIA KARIME VÁSQUEZ JIMÉNEZ

 Cuando hablamos de lenguaje ¿qué es lo primero que se nos viene a la mente? ¿Realmente sabemos todo lo que implica y se relaciona con dicha palabra? la verdad es que deberíamos ver al lenguaje como un proceso sumamente importante que nos lleva y da la oportunidad de poder expresar a otros nuestros sentimientos, pensamientos y experiencias y que es el primer paso para poder llegar al alfabetismo.

Claro que el lenguaje no solo nos sirve para expresarnos con otros y ya, sino que con el podemos recibir y conocer información que el otro sabe y que nosotros no o que conocemos pero no de la misma manera. Situación en la que todos aprendemos de todos.

El lenguaje es un sistema de símbolos; una serie de sonidos en que las palabras que pronunciamos se refieren a una persona, un objeto o un lugar y que con el tiempo se convierte en la forma de representación de nuestros pensamientos, el leguaje comienza a desarrollarse cuando somos pequeños a la par de la cognición, por lo que cuando hablamos de alfabetismo nos referimos a la capacidad de leer y escribir.

El alfabetismo también es definido como un significado construido, es decir, que se obtiene en la interacción entre el lector o escritor y el texto (Hiebert, 1991) que se puede concebir como un conjunto de habilidades lingüísticas que nos permiten comprender los textos sean cuales sean, además de que nos permiten funcionar en nuestra sociedad ya que de forma directa nos vuelve más productivos.

El lenguaje hablado es indispensable para comunicarnos y una forma de desarrollar la cognición, pero en realidad el lenguaje escrito aporta otros beneficios pues nos permite fijar nuestros pensamientos en una hoja de papel, archivos de computadora, como el que ahora se escribe, que son un apoyo para no basarnos solamente en la memoria. La capacidad que tenemos de leer y escribir nos permite también comunicarnos con otros, en el tiempo y el espacio adecuado (Mecce, 2000).

El lenguaje    está ligado y forma parte de nuestra identidad como persona con el cual podemos comunicarnos con las demás personas e interpretar el mundo que nos rodea permitiendo comunicar nuestras ideas o compartir nuestras experiencias. Además tiene un sentido histórico y social, muchas palabras no siguen teniendo los mismos significados que tenían anteriormente, de igual manera cada grupo social tiene sus jergas.

El lenguaje suele ser desde un principio muy complejo, es por ello que los niños no pueden aprender todo el sistema por sí solos y en un solo intento, sino que pasan por etapas en las que aprenden una cosa por vez, como el significado de las palabras o cómo hacer más específicas sus peticiones al juntar dos palabra como “mamá agua” convirtiéndose en una oración no gramatical. La relación que existe entre el lenguaje escrito y el lenguaje hablado suele ser muy amplia y tal vez una de las preguntas que nos hacemos muy a menudo es ¿cómo es que el lenguaje escrito no puede adquirirse sin una instrucción formal como pasa con el lenguaje hablado?

La respuesta es que para ello se necesita no solo de aprender a leer y escribir porque sí, sino que intervienen otro tipo de procesos para que esto suceda, pues se necesita de maestros o alguien realmente capacitado que les pueda impartir las habilidades necesarias para lograrlo.

En la expresión escrita del lenguaje existen algunos componentes principales como (Mecce, 2000):

  • Fonología: que son los sonidos de una lengua, las reglas que existen para combinarlos y poder formar palabras, así como los patrones de entonación.
  • Semántica: que se refiere al significado de las palabras.
  • Sintaxis: la forma de combinar palabras para formas frases y oraciones.
  • Pragmática: las estrategias de usar adecuadamente el lenguaje en diferentes contextos.
  • Léxico: vocabulario, todas aquellas palabras con que una lengua designa objetos, cualidades, acciones, hechos, ideas o estados de la mente.

Pero ¿qué pasa cuando un alumno no concreta alguno de estos componentes del lenguaje? O más aún, ¿cómo logro que mi alumno/hijo con discapacidad intelectual los concrete para que acceda a la lectoescritura?

La discapacidad intelectual está definida por la Asociación Americana de Discapacidad Intelectual y del Desarrollo como las limitaciones significativas tanto en el funcionamiento intelectual, como en la conducta adaptativa tal y como se ha manifestado en habilidades adaptativas, sociales, conceptuales y prácticas. Originándose esta discapacidad antes de los 18 años (2010).

Las limitaciones en las habilidades adaptativas afectan a la vida diaria como a la habilidad de responder a los cambios en la vida y a las demandas ambientales. Ya que hablamos específicamente del lenguaje, la lectura y la escritura, estas se encuentran dentro de las habilidades conceptuales.

Existe un periodo crítico para la adquisición de lenguaje en la que es fundamental la interacción con otras personas durante los primeros dos años de vida y en el cual deben proporcionarse al niño las condiciones internas y externas para que pueda aprenderlo, ya que esto pasa durante los primero años de vida es la familia quien debe encargarse de proporcionarlos pues a partir de aquí el alumno aprenderá y se iniciará en la lectura y la escritura.

Estas etapas del desarrollo y del lenguaje aplican por igual para alumnos con o sin discapacidad, en ocasiones existen personas que pueden creer que por el hecho de tener discapacidad, la que sea, no solo intelectual los procesos se detienen o no pasan, pero eso no es verdad, todo lo contrario, siguen su curso.

Entonces ¿cómo aprenden las personas con discapacidad intelectual a leer y escribir? ¿Pueden hacerlo? Por supuesto que pueden, y es aquí cuando nos encontramos con toda una diversidad en cuanto a sus alcances en la competencia de la expresión escrita. Existiendo alumnos con discapacidad intelectual que al término de la escolaridad obligatoria, consiguen niveles de eficacia lectora bastante próximos a los de sus compañeros, mientras que otros no consiguen superar la fase de decodificación de palabras sencillas e incluso, hay quienes no logran acceder y por lo tanto no se plantean objetivos de lectura en su currículo adaptado (Ramos, 2004).

Hay que tener en cuenta que además de la discapacidad, debemos contar con otros elementos que caracterizan el hecho de ser diferentes, por ejemplo la persistencia en el trabajo, la motivación intrínseca y el esfuerzo personal puestos al servicio del aprendizaje lector compensan, en no pocas ocasiones, la propia discapacidad. Estos elementos compensadores no surgen de la nada, sino a partir de un complejo sistema de relaciones socio-familiares que conforman la personalidad del alumno.

En ámbitos donde exista afecto, aceptación mutua, sentido de la responsabilidad en el trabajo, apoyo, valoración del esfuerzo, etc., es más fácil conseguir éxitos escolares. Por el contrario, existen situaciones familiares que facilitan poco o que incluso dificultan el desarrollo de las capacidades intelectuales. En bastantes ocasiones, la falta de estímulos familiares, el rechazo afectivo, los valores, etc., son razones que pueden agravar la situación personal de los alumnos y sus fracasos de aprendizaje en general, tanto de aquellos que tienen discapacidad intelectual como de los que no la tienen.

Para que un alumno con discapacidad pueda acceder a la lectura y la escritura debe existir trabajo en equipo entre los padres y los maestros para hacer más fácil este proceso y sobre todo no forzar a que pase en el tiempo que nosotros queremos o deseamos que sea, sino acoplarnos al ritmo de aprendizaje del alumno, tomando en cuenta también las características de la discapacidad, intereses y estilos de aprendizaje. ¿Y para qué nos sirve conocer esto? Es muy simple, nos ayuda para saber y conocer cuál es la mejor forma de enseñar y de apoyar, porque no todos aprendemos de la misma manera, ni al mismo ritmo y eso es algo que a veces se nos olvida queriendo normalizar.

Como ya lo sabemos el aprendizaje de la lectura es un proceso largo, que no está exento de dificultades tanto para los alumnos con discapacidad intelectual como para los demás, por lo que no debe plantearse un único medio de llegar a ella. Es más, el alumno se beneficiaría del uso combinado de distintas estrategias; de ahí que sea necesario romper la idea de que existe un camino exclusivo para aprender a leer, puesto que un alumno dominará la lectura porque se le enseñe la correspondencia entre el sonido y la grafía, o porque se parta de una frase simple que se aborda globalmente, o porque participe en experiencias educativas destinadas a acrecentar su competencia metalingüística.

Este mismo autor nos dice que se puede aprender, y de hecho lo hace, en la medida en que es capaz de utilizar, integradamente, diversas estrategias. Teniendo en cuenta lo expuesto, y aplicándolo tanto a alumnos con discapacidad intelectual como a los normales, aplicándola al aprendizaje de la lectura, en el sentido de que aprender a leer se hace leyendo, pero respetando siempre la situación del alumno en los procesos y etapas de su desarrollo lectoescritor (2004, pp. 201-216).

Esto nos ayuda no solo como maestros especialistas a brindar la atención adecuada sino también a los maestros de aula regular para realizar los ajustes necesarios en las clases, para comenzar y colaborar en otro de los procesos importantes como lo es el de la inclusión.

Por eso en mi experiencia puedo destacar que para apoyar el proceso de adquisición de la lectura y la escritura es necesario realizar el diseño de una propuesta didáctica con actividades que favorezcan la conciencia fonológica y que utilice estrategias de un método en específico que según las características del alumno pueda apoyar en el proceso y no sólo eso, sino que lo enseñe a ver la importancia y funcionalidad de aprender a leer y escribir para su vida.

REFERENCIAS

MEECE, J. (2000). DESARROLLO DEL NIÑO Y DEL ADOLESCENTE, COMPENDIO PARA EDUCADORES.  MEXICO, SEP

VERDUGO ALONSO, MIGUEL ÁNGEL (2003) “ANALISIS DE LA DEFINICIÓN DE DISCAPACIDAD INTELECTUAL DE LA ASOCIÓN ÁMERICANA SOBRE RETRASO MENTAL DE 2002” SALAMANCA, INICIO-UNIVERSIDAD DE SALAMANCA.

ANGEL (2001) “EVALUACIÓN DE CAPACIDADES BÁSICAS EN ÁLVARO MARCHESI, CESAR COLI, JESÚS PALACIOS (COMPS.) DESARROLLO PSICOLÓGICO Y EDUCADOR. TOMO III.

FERNANDEZ T. LUIS GERARDO (2003), “NECESIDADES EDUCATIVAS ESPECIALES ASOCIADAS A DEFICIENCIA MENTAL. ESTUDIO DE CASO”, EN SEP. NECESIDAD EDUCATIVAS ESPECIALES. PROGRAMA Y MATERIALES DE PAOYO PARA ES ESTUDIO. LICENCIADO EN EDUCACIÓN PRIMARIA. 3er SEMESTRE 4° ed., MÉXICO, PP. 55-68.

 

 

LA IMPORTANCIA DE LA CAPACITACIÓN PRELABORAL PARA FAVORECER LOS PROCESOS DE APRENDIZAJE EN ALUMNOS CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL

 

MAYRA MARLENNE GÓMEZ GARCÍA

Este ensayo analiza la importancia de favorecer la inclusión de alumnos con discapacidad intelectual mediante una capacitación prelaboral con alumnos que presentan discapacidad intelectual matriculados en una Unidad de Servicio a la Escuela Regular (USAER) en una escuela telesecundaria.

 El propósito general de esta propuesta didáctica fue brindar una estrategia de trabajo alternativa mediante un taller, el cual se enfocó en desarrollar competencias laborales y habilidades de la conducta adaptativa, favorecer los procesos de aprendizaje de los alumnos y su inclusión educativa.

De esta manera las actividades diseñadas para la implementación del taller se enfocaron en desarrollar las habilidades de la conducta adaptativa de los alumnos y favorecer sus competencias laborales, tomando en cuenta sus intereses y características individuales, encaminándolos al ámbito de la capacitación, puesto que, por las características de la discapacidad que presentan requieren de apoyos específicos que atiendan sus necesidades.

El diseño de esta propuesta didáctica surgió al analizar las principales barreras de los contextos en los que los alumnos se desenvuelven día a día, así como responder a sus necesidades específicas, brindando atención educativa a los alumnos con discapacidad intelectual (DI).

Para comenzar con el desarrollo del tema diré que las personas con discapacidad requieren de oportunidades de trabajo, tanto en la formación educativa, como el ámbito social y laboral; por lo que es necesario que los alumnos se vuelvan personas autónomas, siendo seres únicos e importantes en cualquier contexto (AAIDD, 2010), incluyéndolos en las actividades de la escuela con el fin de que se sientan personas parte de una institución.

De acuerdo a la Asociación Americana de discapacidades intelectuales y del desarrollo (AAIDD) se recoge en su 11ª edición (2010) la siguiente definición de discapacidad intelectual: “La discapacidad intelectual se caracteriza por limitaciones significativas tanto en funcionamiento intelectual, como en conducta adaptativa, tal y como se ha manifestado en habilidades adaptativas, conceptuales y prácticas”.

Una persona con discapacidad intelectual no se desarrolla en el ámbito educativo al mismo ritmo que los demás. Por lo que es necesario que se les proporcione a estos alumnos los apoyos personalizados apropiados durante un largo periodo, de esta forma el desarrollo profesional en la vida de la persona con discapacidad intelectual, generalmente mejorará (2010).

Los alumnos a los que fue destinado el taller requerían la oportunidad de encaminarse al proceso de formación laboral mediante la práctica, puesto que por su edad (menores a 15 años) no tuvieron la oportunidad de ingresar a un centro de atención múltiple para cursar un taller de capacitación laboral. La implementación de esta propuesta didáctica va encaminada a que los alumnos tengan estrategias de trabajo para dedicarse en el futuro inmediato.

Aprender haciendo es una forma de iniciación disciplinada al planteamiento y resolución de problemas de producción y actuación. Schön, quien ha realizado importantes estudios sobre la formación de los profesionales para desentrañar como se convierten los expertos, afirma que “los estudiantes aprenden mediante la práctica de hacer o ejecutar aquello en lo que buscan convertirse en expertos, y se les ayuda a hacerlo así por medio de otros prácticos más veteranos que los inician en las tradiciones de la práctica”. (Díaz Barriga, 2006, p. 8)

Uno de los principales aspectos a desarrollar en las personas con discapacidad intelectual es que se vuelvan autónomas e independientes, logrando adquirir habilidades que les sean funcionales para trabajar en un futuro, obteniendo remuneraciones económicas de su esfuerzo y dedicación, por lo que se pretende que desarrollen las habilidades y competencias necesarias, puesto que sus procesos de aprendizaje para que al término de la educación secundaria tengan como base los aprendizajes del taller implementado.

Otro aspecto importante para el trabajo de la capacitación prelaboral es la contextualización de las situaciones en las que los alumnos atendidos se desenvuelven y que están influyendo en su desarrollo, así mismo es necesario que se identifiquen las barreras en los contextos escolar, socio-familiar y áulico que están obstaculizando el aprendizaje y la participación de los adolescentes. Es por eso que tradicionalmente se señalan tres momentos de evaluación: inicial, de proceso y final.

La evaluación diagnóstica se realiza de manera previa al desarrollo de un proceso educativo, cualquiera que sea, con la intención de explorar los conocimientos que ya poseen los alumnos. Este tipo de evaluación es considerado por muchos teóricos como parte de la evaluación formativa, dado que su objetivo es establecer una línea base de aprendizajes comunes para diseñar las estrategias de intervención docente; por ello, la evaluación diagnóstica puede realizarse al inicio del ciclo escolar o de una situación o secuencia didáctica.

La evaluación formativa se realiza para valorar el avance en los aprendizajes y mejorar la enseñanza y el aprendizaje. Su función es mejorar una intervención en un momento determinado y, en concreto, permite valorar si la planificación se está realizando de acuerdo con lo planeado. Las modalidades de evaluación formativa que se emplean para regular el proceso de enseñanza y de aprendizaje son: interactiva, retroactiva y proactiva. (SEP, 2013, p. 25).

Para la implementación del taller destinado a favorecer los procesos de aprendizaje de alumnos con DI se tomó como base una evaluación inicial donde se analizaron las necesidades de los alumnos con discapacidad intelectual, generando así, una propuesta didáctica que les diera respuesta. Durante los procesos de enseñanza y de aprendizaje, el docente es el responsable de crear experiencias interpersonales que permitan a los alumnos convertirse en aprendices exitosos, pensadores críticos y participantes activos de su propio aprendizaje. En este sentido, se espera que el docente: a) sea un mediador entre el conocimiento y el aprendizaje de sus alumnos; b) sea un profesional reflexivo que de manera crítica examine su práctica, tome decisiones y solucione problemas pertinentes al contexto de su clase; c) analice críticamente sus propias ideas; d) promueva aprendizajes significativos; e) preste ayuda pedagógica ajustada a las necesidades y competencias del alumnado; y f) establezca como meta educativa la autonomía y la autodirección de sus alumnos (SEP, 2013, p. 35).

Durante el desarrollo del taller fue necesario valorar el proceso de formación de los alumnos, estos van desarrollando y adquiriendo nuevos aprendizajes, por lo que es importante evaluar el proceso de cada uno de ellos, tomando en cuenta sus características y lo que son o no capaces de hacer, así como lo que se espera alcanzar al finalizar este proceso.

La evaluación para el aprendizaje de los alumnos permite valorar el nivel de desempeño, además de identificar los apoyos necesarios para analizar las causas de los aprendizajes no logrados y tomar decisiones de manera oportuna. En este sentido, la evaluación en el contexto del enfoque formativo requiere recolectar, sistematizar y analizar la información obtenida de diversas fuentes, con el fin de mejorar el aprendizaje del alumno y la intervención docente (2013).

La evaluación con enfoque formativo debe permitir el desarrollo de las habilidades de reflexión, análisis, pensamiento crítico y la capacidad para resolver problemas; para lograrlo, es necesario implementar estrategias, técnicas e instrumentos de evaluación. (SEP, 2013, p. 17).

Gracias a la evaluación que se realizó al inicio del ciclo, se lograron analizar los apoyos que los alumnos con DI de telesecundaria requieren, los cuales son el desarrollo de habilidades prácticas, sociales y conceptuales y las competencias profesionales que alcanzaran de acuerdo al nivel de desempeño favorable respecto a sus características.

Es por eso se crearon instrumentos de evaluación que permitieran conocer como es el avance que cada uno de los alumnos presenta de acuerdo a lo que pueden lograr a alcanzar. Por último, uno de los aspectos principales a dar seguimiento fue la inclusión social de los alumnos con DI, puesto que, a través de la implementación de las estrategias de trabajo, se pretendió favorecer las competencias para la vida (SEP, 2011). Además de responder a las necesidades específicas de cada alumno, ya que, a pesar de presentar la misma discapacidad, sus características y situaciones personales eran diferentes.

Las competencias para la vida se tratan de aquellas que permiten resolver las distintas situaciones que enfrentarán los alumnos a lo largo de su vida; por ejemplo, manejar la información y usar las TIC, relacionarse y saber convivir con otros, conocer y ejercer sus derechos como ciudadanos, etc. Una persona es competente cuando es capaz de resolver una situación particular empleando los conocimientos que tiene, reestructurándolos y extrapolándolos de manera pertinente, y previendo lo que hace falta. Esta capacidad de responder a diferentes situaciones implica, de manera integrada, un “saber hacer” (habilidades) con “saber” (conocimiento), así como la valoración de las consecuencias de ese “hacer” (valores y actitudes). (SEP, 2013, p. 20).

Es necesario que los alumnos que presentan discapacidad intelectual desarrollen competencias para su vida, como lo es la autonomía e independencia en sus actividades cotidianas, no necesariamente sólo lo establecido en los contenidos de las diversas asignaturas.

Una de las prioridades de la Secretaría de Educación Pública (SEP, 2004) y de la Secretaría de Educación de Veracruz (SEV), es contar con un “sistema educativo que responda con equidad y eficiencia a las necesidades de todos los estudiantes brindando las oportunidades y recursos pertinentes para favorecer su desarrollo educativo”. En este sentido, la Reforma Integral de la Educación Básica, asume los “principios de la educación inclusiva como clave en la articulación de los niveles de preescolar, primaria y secundaria, para ofrecer una educación integral que equilibre la formación en valores ciudadanos y el desarrollo de competencias para la vida”.

Dando continuidad a lo establecido anteriormente, la Ley General de Educación (2010, p. 13) establece en su artículo 2° que: “Todo individuo tiene derecho a recibir educación y, por lo tanto, todos los habitantes del país tienen las mismas oportunidades de acceso al sistema educativo nacional, con sólo satisfacer los requisitos que establezcan las disposiciones generales aplicables”.

Al analizar la importancia de la capacitación prelaboral para favorecer los procesos de aprendizaje en alumnos con discapacidad intelectual, se reconoció que la evaluación formativa es la que permite conocer las situaciones en las que los alumnos se desenvuelven, y así priorizar que estrategia específica es la que se requiere implementar.

Como conclusión podemos decir que, se busca asegurar que todos los niños y las niñas, con independencia de su condición social o individual tengan oportunidades de acceder a la escuela y de participar en procesos educativos que les permitan alcanzar los propósitos fundamentales de la educación básica y desarrollar sus potencialidades como seres humanos. (Ramírez, 1994, p. 157).

La educación especial es una modalidad de atención de la educación básica cuyo enfoque es la educación inclusiva que permite reconocer la variedad de sujetos y contextos inmersos en el ámbito escolar, trabajando en el reconocimiento de las diferencias y el respeto de la diversidad como un aspecto de enriquecimiento en las practicas, considerando la atención de alumnos de acuerdo a sus necesidades educativas y hacer énfasis en la educación para todos, eliminando cualquier tipo de barrera para el aprendizaje y la participación social de los jóvenes que trabajaron en la propuesta didáctica (SEP, 2010).

La educación especial en el proceso de la educación inclusiva está destinada a integrar a personas en estas situaciones, independientemente de si presentan discapacidad o no y aptitudes sobresalientes a los planteles de educación básica regular, mediante la aplicación de métodos, técnicas y materiales específicos, atendiendo a los alumnos de manera adecuada a sus propias condiciones, con equidad social incluyente y con perspectiva de género (DOF, 2013).

Por último, considero que es importante mencionar que un docente que ponga en marcha una estrategia de trabajo debe tener claridad en sus funciones y responsabilidades en cuanto a la intervención educativa que va a implementar, siempre desempeñándose con compromiso y responsabilidad para ofrecer a los alumnos una educación de calidad, generando dinámicas y condiciones que den respuesta a las necesidades de los alumnos.

BIBLIOGRAFÍA

Díaz Barriga, F. (2006). Enseñanza situada, vínculo entre la escuela y la vida. Mc.Graw Hill. México

Diario Oficial de la Nación. (2013). Acuerdo 684 por el que se emiten las reglas de operación del programa de fortalecimiento de la educación especial y de la integración educativa. DOF. México.

Ramírez Raymundo, R. (1992). ¿Cómo conocer mejor nuestra escuela? En: Elementos para el diagnóstico. México. SEP.

SEP.(2013). Las estrategias y los instrumentos de evaluación desde el momento formativo. SEP. México.

SEP. (2013). Los elementos del currículo en el contexto del enfoque formativo de la evaluación. SEP. México.

SEV. (2010). Orientaciones generales para el funcionamiento de los servicios de educación especial en Veracruz. SEV. Veracruz, México

SEGOB. (2013). Ley General de Educación. SEGOB. México.